CAMAGÜEY.- En la mayoría de las culturas las mujeres han sido sometidas a estructuras patriarcales, donde les son negados los derechos fundamentales. Los sistemas tradicionales, como el cristianismo y el islamismo, antecedentes de los sistemas modernos, han provocado la dependencia de la mujer, de forma análoga a la esclavitud, a la explotación de las clases desfavorecidas y a la mano de obra.

La primera celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora tuvo lugar el 19 de marzo de 1911 en Alemania, Austría, Dinamarca y Suiza, y su conmemoración se ha extendido, desde entonces, a numerosos países. En 1975 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer y en 1977 proclamó la jornada como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

Sin embargo existieron dos hechos históricos importantes que condujeron a que ese día se convirtiera en el Día Internacional de la Mujer como motivo de inspiración. Ambos eventos ocurrieron en la ciudad de New York: el primero fue una gran marcha de trabajadoras textiles en el año 1857; el segundo ocurrió en 1908 cuando 40 000 costureras industriales se declaran en huelga demandando el derecho de unirse a los sindicatos, mejores salarios y jornada de trabajo.

Fue en la Segunda Conferencia de Mujeres Socialistas que tuvo lugar en Copenhague, el 27 de agosto de 1910, donde se constató que las mujeres estaban ocupando un vigoroso lugar en las luchas de la clase obrera y donde se votó por un día anual de lucha por la emancipación de la mujer; las féminas eran ya una fuerza social que no podía ser ignorada en el proceso de la lucha de clases.

En esta Conferencia se reiteró la demanda de sufragio universal para todas las mujeres y, a propuesta de Clara Zetkin, se proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. La propuesta de Zetkin fue respaldada unánimemente por la conferencia a la que asistían más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el Parlamento finés. 

El objetivo era promover la igualdad de derechos, incluyendo el sugrafio para las mujeres. Además de Clara Zetkin hay que señalar los nombres de otras pioneras en la reivindicación de los derechos de las mujeres como Rosa Luxemburgo, Aleksandra Kolontái, Nadezhda Krúpskaya e Inessa Armand.

El Día Internacional de la Mujer ha adquirido a lo largo del siglo XX una dimensión extraordinaria. El movimiento internacional en defensa de los derechos de la mujer es creciente y es reforzado por la Organización de Naciones Unidas que ha celebrado cuatro conferencias mundiales sobre la mujer contribuyendo a que la conmemoración del Día Internacional de la Mujer sea un punto de convergencia de las actividades coordinadas en favor de los derechos de la mujer y su participación en la vida política y económica.

Este día se celebra por primera vez en Cuba el 8 de marzo de 1931. El acto tuvo por sede el Centro Obrero de Cuba que radicaba en Revillagigedo, La Habana y fue organizado por la Central Nacional Obrera de Cuba y la Federación Obrera de La Habana con invitación a todas las mujeres que trabajaban en diferentes talleres, comercios y fábricas de la ciudad.

La ocasión también fue recordada por un grupo de presas políticas, entre ellas Ofelia Domínguez, fundadora de la Unión Laborista de Mujeres. Allí escribieron un mensaje a la presidenta de las despalilladoras Eudosía Lara, en cuyas líneas declararon su adhesión y simpatía por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Esta nota fue sacada de la  prisión y reproducida en los periódicos de la capital.

Durante décadas la fecha fue de reclamos femeninos y a partir del Triunfo de la Revolución el contenido de las actividades por este día es de alegría y reconocimiento a las cubanas quienes tienen ganado un importante rol en la sociedad.

Sin embargo, las luchas continúan en el mundo. El movimiento feminista promueve el rechazo  al incumplimiento de la igualdad de derechos sin distinción de sexo, raza o religión. Una lucha que no es cuestión de un día en un mes sino de todos los años.

COSITA A PARTE:

A lo largo de la historia se han creado consignas dedicatorias a las jornadas del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, por ejemplo:

2000«Mujeres uniéndose para la paz»

2001«Derechos de la mujer y la paz internacional»

2002«La situación actual de la mujer afgana: realidades y oportunidades»

2003« La igualdad de géneros y los objetivos de desarrollo del milenio»

2004«La mujer y el VIH/SIDA»

2005«La igualdad entre los géneros más allá de 2005: construyendo un futuro más seguro»

2006«La mujer y la toma de decisiones: enfrentar los retos y generar el cambio»

2007«Poner fin a la impunidad de la violencia contra las mujeres y las niñas»

2008«Invertir en las mujeres y en las niñas»

2009«Las mujeres y los hombres unidos para eliminar la violencia contra la mujer y la niña»

2010«La igualdad de acceso a la educación, la capacitación y la ciencia y la tecnología: Camino hacia el trabajo decente para la mujer»

2011«La igualdad de acceso a la educación, la capacitación y la ciencia y la tecnología: Camino hacia el trabajo decente para la mujer»

2012«Habilitar a la mujer campesina: acabar con el hambre y la pobreza»

2013«Una promesa es una promesa: Acabemos con la violencia contra la mujer»

2014«Igualdad para las mujeres: progreso para todas»

2015«Empoderando a las Mujeres, empoderando a la Humanidad: ¡Imagínalo!»