Lecturas

Espacio para disfrutar de la lectura, aprender y entretenerse.



Desde la época colonial los gustos de los camagüeyanos por el mueblaje de sus viviendas estuvo dividido en dos.

Leer más...

Sin abejas no habría vida humana

Por estos días ha sido viral en las redes sociales la declaración de las abejas como la especie más valiosa del planeta, tras un debate suscitado en la Sociedad Geográfica Real de Londres, que concluyó con ese reconocimiento determinado por el Instituto Earth Watch.

Leer más...

Un baile peculiar, mi Juan Perillán

Las críticas que por su música y los estilos de sus bailes hacen algunos a la juventud de cada época, no es cosa nueva.

Leer más...

Abrazos y comida de mamá

Crecí y no me fijé cuando sucedió. Recuerdo cuando mami se sentaba a mi lado y escribíamos poesías para los concursos, participaba en casi todos, pues siempre se nos ocurría alguna idea. En la faena cooperaba toda la familia, pero mima (mi querida bisabuela) y mi mamá al final resultaban ser las cuatro patas de la mesa para ayudarme a escribir.

Leer más...

Caminar es igual a  salud

Correr está muy de moda, ¿verdad? Las carreras a veces extenuantes y el pedaleo sudoroso en los cubículos de los gimnasios (spinning) inundan las redes, incluso en forma de consejo.


Quienes revolucionan la historia, para bien de todos, no son grandes solo porque sí. Siempre necesitan de un crecimiento espiritual, de un desarrollo en sus convicciones que los hagan capaces de pelear y morir por ellas.


Encantos del 1514

Una vieja casona del siglo XVIII, en la céntrica arteria peatonal y comercial de la otrora Villa de Santa María del Puerto del Príncipe, sirve de recinto para un conocido y demandado restaurante camagüeyano. El inmueble, desde tiempos remotos, tenía el número 26 de la calle Santa Ana (actual General Gómez), esquina a Comercio, (hoy Maceo).


Guáimaro enaltece la cubanía

La fecha del 10 de abril del 2019 se inscribe en los anales de la historia como un nuevo hito en materia de civilidad y de ética, fruto de la semilla sembrada, hace 150 años, por los constituyentes de Guáimaro, quienes subordinaron la unidad por encima de los intereses individuales.


Guáimaro, la luz que crece

A solo seis meses después de la primera clarinada, este pueblo oriental tuvo la misión de conciliar voluntades. A la guerra se fue por la libertad, pero la guerra necesitaba orden, y Guáimaro fue la tierra del diálogo.