Si Francisco de Agüero Velazco (Frasquito) hubiese sabido las condiciones del tiempo que se avecinaban, es muy probable que no se aventurara en la travesía que hizo desde Jamaica hasta nuestras costas. Por eso, luego de ocho tortuosos días, el 20 de enero de 1826 llega al estero de Sabanalamar, próximo a Santa Cruz del Sur, a bordo de la balandra "Marylond".

Tres años atrás había tenido que escapar de la ciudad de Puerto Príncipe donde las autoridades españolas ordenan su detención al conocer que (...) trataba de hacer un partido entre los criollos en contra de los godos y que hablaba de sus proyectos de libertad con desembarazo, siempre y cuando llevado posteriormente se le presentara oportunidad de hacerlo (...) según consta en actas del proceso llevado a cabo en su contra.

Ya desde diciembre Francisco Sedano, teniente gobernador de Puerto Príncipe había recibido información relacionada con el propósito de infiltración de Frasquito, de ahí que extremara las medidas de vigilancia, no obstante, durante su estancia clandestina en el territorio desarrolló una activa labor entre los adeptos a la causa independentista para organizar un levantamiento armado.

Enfrascado estaba en este objetivo cuando la noche del 19 de febrero es sorprendido en compañía de Andrés Manuel Sánchez, en el ingenio de San José de las Cuabas, donde ambos fueron detenidos.

Después de varios días de prisión el 10 de marzo la causa es presentada a la Real Audiencia de Puerto Príncipe y Frasquito y su compañero fueron declarados culpables por traición. Seis días después se cumplía la sentencia de ahorcamiento para ambos patriotas, en el centro de la Plaza de Armas, actual Parque Agramonte.

El joven camagüeyano, (no está precisado su nacimiento en 1793 ó el 95) es considerado por nuestros historiadores locales como uno de los próceres del independentismo en Cuba, particularmente Gustavo Sed, quien dedicó un importante espacio de su vida a investigar y divulgar su corta y fructífera existencia.

Con 17 años de edad Agüero ya recibe la primera acusación, justamente en La Habana, por la redacción de una proclama de carácter independentista.

Para esa época predominaban entre los camagüeyanos las ideas liberales, sobre todo, influenciados por el restablecimiento del sistema constitucional en España y su implantación en nuestro país, por lo que las autoridades colonialistas adoptan todo tipo de represión para evitar cualquier manifestación contraria al régimen.

Una de las organizaciones conspirativas de la época fue La Liga de la Cadena, a la que estaba afiliado Frasquito, quien manifestaba su anhelo de poner las leyes en manos de los cubanos para que fueran libres.

Con la restauración del absolutismo español en Cuba se promueve un amplio movimiento de repulsa; son organizadas conspiraciones que reciben apoyo desde México y Colombia, fundamentalmente por el temor de que aquí se constituyera una base de operaciones de la metrópoli para intentar la reconquista del Continente.

Como apuntamos al inicio, Agüero había salido del país en 1823; para entonces pertenecía al Tercer Grado Simbólico de la Logia San Juan fundada con fines conspirativos. En Filadelfia permaneció poco más de un año, luego pasó a Maracaibo, donde además de nutrirse de importantes ideas filosóficas materialistas del siglo XVIII, también recibe el flujo del pensamiento bolivariano. Convencido de que una vez encendida la llama de la independencia en Cuba podrían contar con el apoyo de Bolívar, asunto tratado por un grupo de compatriotas con el propio Libertador, entre ellos su coterráneo Gaspar Betancourt Cisneros, Frasquito viajó a Jamaica para desde allí retornar a la Patria.

No existen antecedentes de otro independentista anterior a Francisco Agüero que haya derramado su sangre por esta causa; fue la de Frasquito la primera vida ofrendada con tales motivos y en esas circunstancias. Nos corresponde a los camagüeyanos rendirle el merecido homenaje, enaltecer su nombre y hacer que ocupe el lugar que merece en nuestra historia en los cimientos y las raíces del independentismo.

{flike} {plusone} {ttweet}