Se va la Feria, quedan los libros

CAMAGÜEY.- Con un merecido halago a la editorial camagüeyana Ácana y la exhortación a seguir contribuyendo, desde la literatura, al fomento de una cultura de vanguardia, clausuró la Feria del Libro la Premio Nacional de Historia 2016, Mildred de la Torre.

Invitada especial al capítulo camagüeyano de la Feria, la profesora e investigadora, y desde ahora Hija Ilustre de la provincia por deferencia de la Asamblea Provincial del Poder Popular, compartió durante los cinco días del evento en su ciudad natal paneles de debate y presentaciones de libros, y tuvo a su cargo el cierre en el Casino Campestre.

Allí dijo que va siendo hora de que la editorial territorial Ácana tenga una mayor proyección nacional y reconocimiento a partir de su producción de libros trascendentales y emblemáticos.

De la cita en la ciudad que se precia merecedora del título de Cuna de la Literatura Cubana, destacó el protagonismo de los estudiantes universitarios en su Feria Joven y de los muchachos de la Asociación Hermanos Saíz, con varios espacios como La Carpa de la Reina, La Nave de los Locos (dedicada a la poesía), el Día de La Liga (que promovió debates de cultura, identidad y actualidad que serán publicados en esa revista digital) y la peña Escribir es… en el Café Literario La Comarca.

Elogió la alegría que regala a la Feria el Pabellón Infantil y la altura de las propuestas de ese espacio que continuó entre lo mejor recibido por el público.

En unos días se conocerá la Feria en cifras, con precisiones de ventas y asistencia, pero sin dudas la prueba mayor de aceptación fue la concurrencia al Casino Campestre, a las sedes del Centro Histórico y a las librerías, las filas para adquirir determinados títulos; la plenitud de los pequeños, de los jóvenes, de los maestros, de las familias que tuvieron en este evento un paseo de crecimiento espiritual, marchándose sonrientes libros en mano.

Allí radica, quizá, el mayor legado de la Feria, cuando ella culmina, empieza entonces la fiesta mayor: la de la lectura, la de devorar páginas, fantasía, conocimiento.

El país invitado de honor a la Feria Internacional del Libro 2018 será China. Como símbolo de ese título por venir, integrantes de la filial camagüeyana de la escuela cubana de Wushu interpretaron la danza del abanico, como parte de un coherente, atractivo y muy cubano espectáculo que homenajeó al Poeta Nacional, el camagüeyano Nicolás Guillén y a músicos cubanos universales.