Antes de comparecer ante los presentes desde el balcón de la Casa Rosada, la mandataria saliente ofició un último acto al frente de la nación argentina en la Sala de Honor de la sede presidencial: inauguró un retrato escultórico de su difunto esposo y antecesor en la presidencia durante 4 años, Néstor Kirchner. A continuación Fernández pronunció un breve discurso ante los invitados agradeciendo a quienes “lo acompañaron a él durante su presidencia” y a los 42 millones de argentinos por una década de cambio.

Gracias, Cristina

Continuar leyendo el artículo

{flike} {plusone} {ttweet}