Así, de cara al Sol, para invocar a su deidad, los amantes del folclor invadieron la ciudad esta semana con la VII edición del Festival Olorum. El evento, auspiciado por el Ballet Folklórico de Camagüey (BFC) y el Consejo Provincial de la Artes Escénicas, promueve el arte músico-danzario y folclórico cubano como expresión de nuestra identidad nacional.

Reinaldo Echemendía director del BFC y presidente del certamen destacó que “a partir de esta convocatoria, dedicada al folclor guantanamero y a la figura del ya desaparecido Maestro Alfredo Velázquez, quien fuera director de la compañía Danza Libre de esta provincia, el Olorum se convierte en el festival nacional del folclor en Cuba; un regalo para Camagüey que reconoce además la labor de más de 20 años del “Folklórico” y su insistencia en la promoción de la cultura popular tradicional”.

FOLCLOR Y UN POCO DE FLAMENCO

Entre las presentaciones más aclamadas por el público camagüeyano durante el Olorum estuvo De La Habana vengo, a La Habana voy, el más reciente estreno del Ballet Folklórico de Camagüey, con montaje y coreografía de la bailaora de danza española y flamenco Carolina Pozuelo, y dirección musical del también español Diego Villegas y Reinaldo Echemendía.

“De La Habana... es una obra de integración que busca las raíces comunes de dos culturas, la cubana y la española. Existe un palo dentro del flamenco que se llama la guajira que proviene del punto cubano; son ritmos distintos pero que comparten una misma raíz”, destacó Pozuelo.

Mezclar en el escenario flamenco y folclor no ha sido tarea fácil para bailarines y músicos, pero sí una buena experiencia como explica la bailaora española. “Cuando comenzamos el montaje de la obra yo no tenía intención de ponerlos a ellos a bailar flamenco, pero la compañía me propuso que podían y querían aprender, y eso ha sido lo bonito, que se lanzaran a ese reto”.

En opinión de la Premio Nacional de Danza Silvina Fabar, lo singular de esta presentación es que el “Folklórico” lograra asumir la técnica del flamenco que no es nada fácil y que los muchachos se integraran de esa manera, además de la calidad interpretativa de la Pozuelo cuyo carisma y proyección escénica convencen al público.

De Cuba Carolina se lleva muchos recuerdos, pero decidió resumir sus experiencias en el deseo de no querer marcharse de Cuba. “Pienso que tengo que volver a mi casa y luego vuelvo y me digo que ya estoy en ella”.

No obstante se despidió por lo alto en el desfile inaugural del Olorum desde la Plaza El Gallo hasta el Parque Ignacio Agramonte, junto a varias compañías locales e invitadas. Después de bailar un poquito de conga y comparsa, confesó medio en broma: “me encantan estos ritmos pero me siento como un “pato”, son muchos pasos y yo voy cruzada”.

PURO FOLCLOR

Entre las agrupaciones foráneas que por estos días invaden con su folclor los teatros, calles y plazas camagüeyanas destacan la agrupación femenina Obbiní Batá, el Conjunto Folklórico Nacional, el Ballet Folklórico Babul y Danza Libre, estos últimos de Guantánamo.

Por el patio se unen al Olorum el Ballet de Camagüey, la Compañía teatral danzaria La Andariega, Rumbatá, Maraguán, los grupos Caidije y Bonito Patuá, Endedans, Desandann, la Academia del BFC y otras agrupaciones que conforman lo mejor del arte local.

Como parte del festival se convocó a un encuentro de directores, coreógrafos y estudiosos del arte músico-danzario de raíz folfklórica en el país, donde los participantes centraron las sesiones teóricas en la proyección, organización y unificación en cuanto a concepto técnico, artístico y profesional de las diferentes expresiones del folclor existentes en la Isla.

Se desarrollarán también conferencias magistrales, este sábado y domingo en el Teatro Principal, sobre el folclor cubano y el guantanamero en específico.

Durante esta VII edición del Olorum, la Dirección Provincial de Cultura, a nombre del pueblo camagüeyano entregó la distinción Espejo de Paciencia al Premio Nacional de Danza, folklorista, investigador y fundador del Conjunto Folklórico Nacional Rogelio Martínez Furé; quien además ofreció una conferencia en la que presentó el libro Pequeño Tarikh. Apuntes para un diccionario de poetas africanos.

En la clausura del evento el domingo en la tarde, entregarán el Premio Olorum 2015 al Maestro Manolo Micler, director del Conjunto Folklórico Nacional, las Distinciones Aché y otros reconocimientos.

El Festival Olorum, como bien aclara la Maestra Silvina Fabar, es un evento muy esperado, porque responde siempre a la cultura tradicional de nuestro país, e invita al pueblo a que rescate su folclor.


Warning: No images in specified directory. Please check the directoy!

Debug: specified directory - http://www.adelante.cu/images/Olorun:200:200:0:0

{flike} {plusone} {ttweet}