CAMAGÜEY.- Pensé que la Consulta Médica de hoy iba a resultar más sencilla. Mantenía criterios sobre el herpes genital que estaban errados. La Doctora en Ciencias Médicas Telma Ferrá Torres, Profesora Titular y Consultante, y especialista de 1ro. y 2do. Grados en Dermatología, es la responsable de desentrañar las interrogantes relacionadas con el asunto.

El herpes simple es causado por un virus tipo 1 (VHS-1) y virus del herpes simple de tipo 2 (VHS-2). El Uno generalmente ocasiona las lesiones en la parte superior del cuerpo; sobre todo en la cara, el mentón, los labios; mientras que el Dos las provoca en los órganos genitales.

¿Quiere decir que la transmisión solo ocurre mediante el acto sexual?

– No siempre. Esa es una vía, sin embargo, puede suceder a través la saliva, hasta por un estornudo y el contacto sexual; pero si alguien sufre de la del tipo Uno puede o no llegar a padecer la Dos, o viceversa.

“En ocasiones hay quienes los transmiten sin saber que lo padecen porque les surgió sin tener síntomas ni lesión. Es algo muy complejo. En un luchador cuerpo a cuerpo, por ejemplo, puede penetrarle, o ante una mala manipulación en servicios estomatológicos recibidos.

“Es evidente que el herpes simple genital pasa de una persona a otra, fundamentalmente, por transmisión sexual, también el de tipo Uno por el coito oral. Ese virus penetra y va a la epidermis, las mucosas, los axones que constituyen las fibras nerviosas y permanecen en los ganglios regionales, quedan acantonados y por determinada situación hay recurrencias o brotes; siempre hay una prima infección, que muchas veces salen a la luz las lesiones vesiculosas del tamaño de una cabeza de alfiler asentadas sobre una base eritomatosa”.

¿Cuáles son los síntomas cuando los hay?

– Ardor a ese nivel, sensación de quemazón, hasta prurito, que es el hormigueo o irritación de la piel que provoca el deseo de rascarse en la zona afectada, flujo vaginal y cuando lo tiene recurrente ya el paciente sabe que va a salirle, siente como un aviso.

Esa recurrencia, ¿por que ocurre?

– La persona lo tiene acantonado y puede repetirse por estrés, exposiciones largas al sol, por traumatismo, aplicarse láser terapia en el sitio.

¿Siempre que salga la lesión se verán las ampollitas?

– No, porque tiende a ser un episodio efímero, aunque observarán erosiones, costras...

¿Se padece en ambos sexos?

– Sí. En la mujer puede verse en el cuello uterino, en los labios mayores,..., y cuando hay una primera infección es más severa en ellas que en los hombres debido a la facilidad de adquirirlo por la humedad de la mucosa. En el caso de la mujer puede presentarse la lesión junto con la menstruación, y esa es de tipo Uno.

Si una embarazada está afectada, ¿qué sucede?

– Ante una mujer con un inicio de infección herpética y el bebé pasa por el canal del parto este lo adquiere, que puede ser de una manera localizable aunque con la posibilidad de manifestaciones neurológicas como la microcefalia, de meningitis, también esa que es severa y el niñito fallece por el aumento del hígado, el bazo. Lo otro es que si alguien padece de un herpes simple labial, por ejemplo, no puede manipular a ese bebé por la posibilidad del contagio y al diseminarse esa infección en su cuerpecito resulta un cuadro serio.

“Si al tiempo del parto tiene la presencia del herpes activo se le practica la cesárea, y así se evita el tránsito del niño por el canal del parto”.

¿Y en el hombre?

– Aparece igual, pero es menos severo.

¿Cómo evitarlo?

– Mediante el sexo protegido o con condón, es muy importante, evitar las relaciones sexuales precoces, la promiscuidad, mantener una higiene adecuada.

Ante alguna llamada de atención, ¿qué hacer?

– Siempre acudir al dermatólogo o al ginecólogo.

Si ya padece del herpes simple, ¿es propenso a adquirir otra enfermedad de transmisión sexual?

– Por supuesto, con la inclusión del VIH/Sida y favorece la persistencia del papiloma virus humano y el desarrollo ulterior de un cáncer cérvico uterino.

Si la persona está afectada y manifiesta síntomas, ¿cómo puede conocerse quién inició el contagio?

– Algunas veces es muy difícil saber quién lo comenzó.

Me da la impresión de que luego de aparecer las infecciones que provocan los dos virus, no hay cura.

– Duran toda la vida, solo que aparecen y desaparecen, y ese brote depende de la atención y tratamiento médicos, y también de cómo se defienda cada individuo, o sea, de su estado inmunológico.