Ivisel Infante Delgado a sus 29 años de edad tiene el compromiso de representar los intereses de los jóvenes y pensar, junto a otras generaciones, la Cuba del mañana.

Desde que le informaron a esta profesora de psicología de la Universidad de Ciencias Médicas Dr. Carlos J. Finlay su elección como delegada al Congreso, no hace más que pensar cuál puede ser su aporte. “Es un reto enorme, no es lo mismo mi actuación como militante del PCC en la universidad que esta oportunidad a escala nacional. Mis compañeros me eligieron en la base por mi trabajo con los estudiantes y los miembros de la Unión de Jóvenes Comunistas y mi preocupación por su formación integral, pero ahora represento a todos mis contemporáneos.

¿Asumes este reto solo como joven?

“Ese es un error de concepto que hasta yo cometí cuando recibí esta tarea. Pero poco a poco me he dado cuenta que mi compromiso va mucho más allá de mi edad, pues también tengo que defender las ideas, preocupaciones y metas de las mujeres, los profesionales de la salud y de los cubanos de a pie.

En el Congreso, aunque se particularicen en sectores socio-económicos importantes del país, la meta es planificar una sociedad que garantice igualdad, soberanía y prosperidad para todos los cubanos. Que yo haya tenido la oportunidad de proponer cambios y opinar sobre los documentos que discutiremos a partir del sábado, es un privilegio que asumo con la humildad de sentirme el eco de buena parte de mi sociedad”.

El estudio de los documentos en comisiones provinciales y no en consulta popular es un tema bastante discutido por estos días. ¿Qué piensas al respecto?

Una mirada superficial del tema puede llevarnos a pensar que la consulta popular era necesaria. Hay que tener en cuenta que la dirección histórica del Partido nos ha acostumbrado a debatirlo todo con el pueblo, aunque se trate de asuntos internos de la organización. Pero en esta ocasión no se trata de cambios sustanciales respecto a las políticas o la economía nacional, la idea es continuar lo aprobado en el Congreso anterior y en la Conferencia Nacional.

El trabajo en comisiones analizó la Conceptualización del Modelo Económico Social Cubano de Desarrollo Socialista, Programa de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030 y de la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, entre otros temas.

Se escogió minuciosamente a cada participante del proceso y se logró la representatividad de todos los estratos sociales, políticos y económicos del país. Te aseguro que se discutió sin tapujos cada idea y cada letra para garantizar su integralidad. No obstante, cada cubano podrá aportar en este empeño por planificar una Cuba mejor. Estos documentos no finalizan su camino en el Congreso porque, como ha dicho Raúl, no se trata de un programa estático, si no más bien dinámico”.

Volviendo a la idea inicial, ¿qué podemos esperar los jóvenes de esta cita partidista?

“Yo creo que el sexto y el séptimo congresos están totalmente dirigidos a las nuevas generaciones. Hace cuatro años el PCC se propuso hacer una revolución dentro de la Revolución para construir un país mejor para los niños y jóvenes. En este ciclo la generación histórica pretende encaminar este proceso para dejarlo en nuestras manos, lo que exige mucho esfuerzo de nuestra parte.

Creo que aún nos falta interiorizar el compromiso en esta construcción, los jóvenes tenemos que ser más participativos, más propositivos. Nadie vendrá de a solucionar nuestros problemas como nación, tenemos que trabajar unidos para echar pa'lante. Ha llegado la hora de hacer nuestra Revolución y el Partido nos está legando las armas para triunfar”.

Así se despidió de Adelante Digital esta bella muchacha en medio de las intensas jornadas de preparación de la delegación camagüeyana a la reunión partidista, no sin antes recordarme: “periodista recuerde que no voy al congreso por joven o por mujer, voy por cubana”.

{flike} {plusone} {ttweet}