CAMAGÜEY.- La Dirección de Investigaciones de la Oficina del Historiador de esta ciudad  inauguró hace pocos minutos su nuevo hogar. En una casa de la calle Avellaneda donde residió hace 150 años el Mayor General Ignacio Agramonte Loynaz, el más notable hijo de esta tierra, cerca de 20 personas gestionarán y ejecutarán estudios acerca de la arqueología, la pintura mural y la historia aplicada.

“Aspiramos a socializar los resultados de esas pesquisas, interactuar con la población. Este es un lugar para conocernos mejor. Aquí nos responderemos quiénes somos y de dónde venimos. Sentimos gran satisfacción al mudarnos a un espacio con condiciones propicias para hacer un trabajo mejor. Cualitativamente tendrán que crecer nuestros resultados”, apunta Iván Mora Domínguez, director en funciones de la institución.

A la izquierda José Díaz Marrero, inversionista de la obra, uno de los reconocidos en la ocasión.A la izquierda José Díaz Marrero, inversionista de la obra, uno de los reconocidos en la ocasión.En esa sede estuvieron las principales autoridades políticas y gubernamentales del territorio, quienes entregaron reconocimientos a personal destacado en la construcción del inmueble.

Similar celebración ocurrió en el Parque Van Horne, sitio cuya remodelación recién concluyó, y con ello el primer objeto de obra de lo que será el Museo de los Ferrocarriles.

Allí se recordó que esta fue una de las primeras urbes de América Latina con presencia de ese medio de transporte, y también se aplaudió a quienes intervinieron en el proyecto.

Ambos momentos fueron parte de las actividades por el cumpleaños número 20 de la Oficina, que se celebra hoy.