• Con corazón de madre

    A sus 60 años ha sido madre muchas veces. Por más de 40 ha ensayado, actuado y vuelto a ensayar ese arte en el que, dice, nunca se acaba de aprender.

  • La mejor cosecha de Saraí

    Saraí lamentó muchísimo que el camino de entrada a su finca La Deseada estuviera casi intransitable por los muchos días de lluvia que nos han acompañado en las últimas jornadas. Ella quería enseñarnos la tierra que la ocupa de sol a sol y que la enorgullece.

  • Abuelaza...

    Eres la madre de todas las madres repetidas: “enfermera” de las primeras contracciones, vigilia del llanto hambriento o afiebrado, testigo delirante de las iniciales denticiones, palabras y gracias balbuceantes, pícher tapón para tiempos cruciales de las malas y las “buenas” noches de salida en pareja… sin nené.

  • ¿Culpable?, acepto

    “Parece que cuando una tiene hijos ama más la libertad…”, dijo una vez Amalia, esa madre y camagüeyana ilustre, movida sobre todo por los corajes de independencia que le inyectara el esposo y patriota amantísimo...

  • ¿Qué puede decirse de ustedes?

    Camagüey.- Sinceramente no lo sé. De hecho, tal vez nadie pueda definir a ciencia cierta el valor de ese instante único en que la vida nace de la vida, en medio de la sangre y el dolor, pero bajo el signo maravilloso del milagro del amor.