Casa a casa Nuevitas renace

En Nuevitas, uno de los cuatro municipios camagüeyanos más afectados por el paso del huracán Irma, la etapa de recuperación no detiene su marcha, lo que ha permitido que hoy se muestre una realidad muy diferente a la que dibujó en este territorio el evento meteorológico.

Leer más...

Hazaña laboral consumada a orillas del mar

La batalla productiva, iniciada casi despidiéndose enero del 2018, toca a su fin. De hecho se convirtió en una hazaña laboral sin precedentes, fruto de la voluntad de una legión de hombres y mujeres inmersos en devolver la capacidad de generación a la termoeléctrica 10 de Octubre, de Nuevitas.

Leer más...

Cuando Guáimaro supera a Irma

Guáimaro fue uno de los municipios menos afectados por el huracán Irma, pues el llamado grupo temporal personal de la zona, encargado de analizar los daños de las viviendas, registró un total de 305 afectaciones, de ellas 233 actualmente recuperadas...

Leer más...

¡Ponte tu caparazón y protege el medio ambiente!

Aunque la mano del hombre ha llegado casi a extinguirlas, todavía en los mares al norte y sur de Camagüey se les puede ver. Especies como las tortugas verdes, carey y caguama intentan sobrevivir cada día ...

Leer más...

¿Dónde vamos hoy?

Carlos habla por teléfono con su novia; de momento empieza a sudar, es sábado y ella le dice que no tiene nada que hacer por la noche. Entonces le pregunta: “¿quieres salir?”.


La geografía y la arquitectura de nuestra ciudad, situada sobre llanuras fértiles, nos concedió el patrimonio de parques y patios interiores siempre acogedores. Esa tradición lugareña hizo de las flores un atributo del paisaje camagüeyano junto a tinajones y aleros sombreados...


Si vives en esta laberíntica ciudad, seguramente has transitado por la calle República. En esa arteria camagüeyana, la galería-restaurante Qbanísimo ofrece una combinación perfecta entre arte y cocina.


Hotel de Guáimaro, ¿nuevo o reformado?

Al viajar hacia las provincias orientales de nuestro país, el obligatorio paso por Guáimaro, mi pueblo natal, era solo una parte más del camino; o iba dormido, o escuchando música, o simplemente ensimismado pensando en mis cosas; pero en mi último viaje, a la salida de este pueblo, algo captó mi atención.


Cincuenta años al sur del dial

 “¿Cómo se llama la muñeca?”, le pregunta la directora de programas, Katriana Muñiz Álvarez. La niña la mira y le responde: “Se llama Violeta”. Entre el equipo de trabajo resalta una personita especial, una pequeña ya inseparable de la casa radial.