• Un jardín de esperanzas que multiplica sueños

    María Karla y Albertico llegan muy temprano a su rehabilitación. A ella le encantan los caballos, él no soporta los hospitales y llora cuando tiene que ir a uno, pero en su Jardín se sienten a gusto.