CAMAGÜEY.- Telesur reportó el 21 de octubre un par de noticias en torno al referendo revocatorio en Venezuela y sus auspiciadores: la primera lleva por título Recolección del 20 % fue pospuesta por fraude y mentira, de acuerdo con la afirmación de Jorge Rodríguez, dirigente del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), quien señaló que por irregularidades presentadas por la MUD (Mesa de Unidad Democrática) se introdujeron 8 300 demandas ante los tribunales del país.

El jefe de la comisión para la verificación de firmas en apoyo a tal revocatorio mencionó que “el presidente Nicolás Maduro recordó que cuando el referendo revocatorio del presidente Chávez repararon tres veces, y en aquella oportunidad era muy difícil detectar el fraude. Ahora fue muy fácil, bastó con chequear la cédula de identidad, chequear las huellas y las firmas”, y agregó que “de las supuestas 3 millones o 1 millón 900 mil, jamás supimos cuál era el número, porque inventaron 5 y 6 números. Pero 605 000 de esas personas no aparecieron, nunca se presentaron a validar su huella ante el Consejo Nacional Electoral (CNE). Esa es la verdad”.

La segunda (“Tribunal prohibió salida de Venezuela a Henrique Capriles”) da cuenta de una orden judicial que fue dictada a raíz de las irregularidades cometidas por la oposición venezolana durante el proceso de recolección de firmas del 1 % del registro electoral para iniciar el proceso del referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, o sea, relacionada con la primera información.

Además de Capriles, gobernador del estado Miranda (Norte), el Tribunal 3° de Control de estado Carabobo (norte de Venezuela) dictó una medida de prohibición de salida del país contra Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, Ramón José Medina (ex-secretario de esa Mesa), José Luis Cartaya (representante de la misma Unidad ante el CNE) y otros cuatro ciudadanos vinculados a la oposición.

La acción correccional tiene lugar, de acuerdo con la legislación venezolana, específicamente a tono con el artículo 242 del código orgánico procesal penal del país que establece medidas de privación judicial preventiva, siempre y cuando se acredite la comisión de un hecho punible, amén de la obligación de respetar el proceso, los derechos y las garantías de los implicados.

Sin embargo, la versión del periódico español El País dista notablemente de lo anterior. Si no, observe usted cómo, a la par de Telesur, apareció Venezuela paraliza el referéndum a Maduro donde se puede leer:

“[…] El chavismo, que es minoría de acuerdo con todos los sondeos de opinión, aprovecha el control de las instituciones para atrasar la consulta hasta la exasperación de sus proponentes o para suspenderla, como ha ocurrido después de esta acción concertada del Poder Judicial”. “La rápida respuesta de los tribunales garantiza que Maduro permanezca en el cargo y espere un mejor momento para medirse en una elección”.

Al lado del despacho anterior, en el mismo plano, el rotativo de la capital española publicó Prohíben la salida de Venezuela a Henrique Capriles y otros opositores y este mensaje en su contenido: “A raíz de esas medidas judiciales, el Consejo Nacional Electoral (CNE), dominado por el chavismo, anunció que suspendía la recolección del 20% del padrón electoral, prevista para la próxima semana. El nuevo retraso prácticamente anula la posibilidad de que el referendo tenga lugar, como quiere la oposición al amparo de ese mecanismo previsto en la Constitución” —y ni una frase aclaratoria del marco legal en el que se adoptó la decisión.   

Frente a lo expuesto, considero que poco debe extrañar la “nueva” andanza del rotativo líder en injurias contra las revoluciones de Cuba y Venezuela —compinche de El Nuevo Herald, de Miami, EE.UU—, tanto más al no pasar por alto que se trata del mismo periódico que con unos días de antelación a las elecciones legislativas en la nación hermana a finales del 2015 se apresuró en sentenciar que “lo que sí es probable es que el Gobierno no acepte el resultado. Ya Maduro ha amenazado con salir a las calles y gobernar 'con el pueblo en una unión cívico-militar' si la oposición gana. Posiblemente el chavismo le usurpe competencias al nuevo Congreso. La comunidad internacional debe prepararse para dar una respuesta conjunta y categórica a cualquiera de estos escenarios”.

Felizmente, contamos con Telesur como base rigurosa para desmentir las patrañas de El País sobre Venezuela. ¡Enhorabuena!