CAMAGÜEY.- La carrera hacia la Casa Blanca está llena de matices, aderezados por improperios y exabruptos que le dan cierto colorido farandulero en el que los contendientes Hillary Clinton y Donald Trump buscan llevarse al agua el gato presidencial de los Estados Unidos en las venideras elecciones del 8 de noviembre.

Por otra parte, este primer debate que se afirma fue visto por unos cien millones de estadounidenses, según la mayoría de los especialistas ganado por la Clinton, fue recibido con el mismo desencanto que demuestran todas las encuestas acerca de que los electores no tienen preferencia por ninguno de los dos candidatos para otorgarle su voto, ya que el 57% de ellos se declaran frustrados y el 55 están indignados por la presencia de ambos aspirantes, según Pew Research Center.

 Aunque estuvieron presentes en el intercambio importante temas, como el empleo, la expansión de la economía, el racismo, el terrorismo y otros de la vida nacional e internacional, lejos de profundizar en la búsqueda de las soluciones para cada uno de ellos, cada cual trató de achacar al otro, la responsabilidad por esos males.

Estaría por ver en los otros debates que están en el programa, el rumbo que toman y si los aspirantes presidenciales abordan con la seriedad requerida asuntos tan candentes en la actualidad, como la violencia racista policial que ya ha ocasionado decenas de muertos en lo que va del 2016, y el cambio climático que fue silenciado en esta primera confrontación.

De estos dos asuntos tan polémicos es necesario apuntar en lo relacionado con el racismo, que los negros o los afroamericanos, como gusta a algunos llamarles, son detenidos con una frecuencia de 5 veces por una los blancos, a pesar de que solo representan el 13% del total de la población, mientras constituyen el 40% de la población penitenciaria, al tiempo que son más probables de morir por disparos de armas de fuego, que cualquier otro grupo demográfico de la nación estadounidense.

En cuanto al cambio climático, fue prácticamente ignorado en el debate, a pesar del antecedente de que 375 científicos y 30 premios Nobel habían escrito una carta advirtiendo las consecuencias mundiales que acarrearía el retiro de los Estados Unidos del Pacto Climático de París, posibilidad que fue adelantada por el candidato republicano en una de sus intervenciones proselitistas.

Pero mencioné el carácter farandulero que toma en momentos la contienda electoral, y que se roben la estatua de Donald Trump desnudo de la galería de arte de Wynwood, en Miami, que se dice tiene un valor de 50 mil dólares, indudablemente que forma parte del show publicitario y propagandístico con que cada uno de los pretendientes al trono de Washington pretende atraer la atención y el favor de los norteamericanos.

En esta misma cuerda se conoció que Vicente Fernández, el popular cantante mexicano le dedicó a Hillary un corrido que tuvo a bien titular “Juntos se puede” que con independencia del contenido esta dirigido a mostrar su preferencia por la candidata demócrata, conocidas las posiciones de Trump con respecto a los emigrantes mexicanos a quienes ha acusado de delincuentes en más de una ocasión y a los que pretende contener con la construcción de un kilométrico muro en la frontera de ambos países que deberá pagar el gobierno azteca.

En una pugna electoral en la cual prima el principio de “vale todo”, por sucio que parezca, no extrañó que Trump invitara a uno de sus encuentros con partidarios a una antigua amante de Bill Clinton, Monica Lewinsky, cuando este era presidente, y la cual protagonizó un sonado escándalo en esos momentos 1 998, mientras que tampoco asombró a nadie la publicación de fotos desnuda de la esposa de Trump en la época en la cual fue modelo.

En las próximas semanas se iniciará el llamado sistema de “voto anticipado” mediante el cual los electores en varios estados comenzarán a depositar en las urnas su sufragio por el candidato que prefieran.

Entre tanto, Trump sigue con sus desaguisados en uno de los cuales llamó “cerdas” a las mujeres al hacer referencia a la Clinton, mientras a la venezolana ex Miss Universo, Alicia Machado la calificó de “Chanchita”.

En cuanto a nosotros, en las últimas referencias nos advirtió que “desharía” todo cuanto se ha avanzado con Cuba si no se cumplían un serie de requisitos, los cuales van en contra del pleno ejercicio de nuestra soberanía e independencia y que desde luego los cubanos jamás aceptaremos.

En las más recientes encuestas la Clinton lo supera en más 5 puntos en las intenciones de votos.