Más de 30 años de experiencia acumula en ese campo un equipo de científicos del Centro Meteorológico de la provincia de Camagüey, quienes protagonizarán, junto a especialistas del Instituto de Meteorología y homólogos de Santiago de Cuba, la campaña que próximamente se ejecutará en ese territorio.

Dentro de ese grupo, el investigador titular Carlos Alberto Pérez es reconocido como una autoridad en el tema, pues en esas tres décadas ha sido uno de sus actores principales.

En casi cuatro horas de apasionada conversación con la AIN, el licenciado en Física explicó muchos de los detalles sobre ese método, que nació en el decenio de 1940 en los laboratorios de la compañía General Electric en Estados Unidos, cuando Vincent Schaefer y Bernard Vonnegut experimentaron con hielo seco y yoduro de plata, respectivamente.

Ambas sustancias, la segunda más eficiente, evidenciaron propiedades para estimular la formación de núcleos de congelación en nubes sobre enfriadas, con temperaturas entre cero y 40 grados Celsius, lo cual favorece una mayor eficiencia en la producción de lluvia que la obtenida de forma natural.

Según explicó el especialista camagüeyano, aunque estos datos son variables pues no existe una herramienta para la medición exacta, la nube convierte en lluvia entre el 15 y el 20 por ciento del vapor de agua condensado, y la acción de siembra incrementa esas posibilidades naturales.

Esos descubrimientos se aplicaron en Cuba desde los inicios, aunque sin el rigor científico que paulatinamente fue adquiriendo la especialidad en el mundo, y que en la mayor isla de las Antillas llegó con la fundación en 1979 del Laboratorio Conjunto Cubano-Soviético para el Estudio de la Meteorología Tropical y los Huracanes.

Con Camagüey como centro del polígono experimental, por las ideales condiciones físico-geográficas de la región, a partir de entonces comenzaron los estudios exploratorios, que determinaron al cúmulo como el tipo de nube más apropiada para bombardearla con pirocartuchos de yoduro de plata.

Pérez recordó que, tras un experimento aleatorio, al estilo de los ensayos clínicos en la medicina, se demostró que agrupaciones nubosas entre los 400 y 600 kilómetros (km) cuadrados rinden un incremento de entre el 60 y el 65 por ciento de las precipitaciones cuando son intervenidas con el citado reactivo.

  Fue una época intensa, donde se desarrollaban las campañas de siembra a la par de las investigaciones, y donde el camagüeyano Centro Meteorológico también se benefició por el alto nivel alcanzado por sus especialistas en varias ramas asociadas a estos experimentos, comentó.

Sin embargo, la caída del campo socialista de Europa oriental, y la crisis económica del periodo especial que sobrevino en Cuba en la última década del XX, determinaron la paralización de los estudios, justo cuando se aspiraba a extender las experiencias hacia agrupaciones nubosas de miles de km cuadrados, comunes en el archipiélago.

Luego de varios años de incursiones irregulares y de depresión de los recursos disponibles, ante la sequía entre los años de 2003 a 2006 se retomaron las campañas y las investigaciones, y se diseñó el nuevo Experimento Aleatorizado de Siembra de Nubes en Áreas Extensas.

En este 2015, la siembra de nubes para favorecer un incremento de las exiguas precipitaciones se realizará desde un avión ruso modelo YAK 42D, equipado con la tecnología más avanzada hasta el momento, para el incentivo artificial de la lluvia y eso es para Carlos Alberto Pérez motivo de gran satisfacción.

Cuando laboramos en una campaña operativa, que en este caso durará alrededor de dos meses, no es necesario contar con un avión laboratorio, pero si se da la posibilidad, como ahora, pues la aprovecharemos para medir las características de esas nubes mientras se bombardean, señaló.

El procedimiento se debe hacer penetrando la nube con el avión para garantizar un mejor efecto del yoduro de plata sobre las corrientes ascendentes, y se espera que sea una alternativa para aprovechar mucho y con más eficiencia el agua caída del cielo.

{flike} {plusone} {ttweet}