Personas que presenciaron y protestaron la violenta detención de Brissett, aparecen en un video difundido en internet y, aunque solo se filmaron imágenes del joven de 25 años de edad, indefenso en el suelo y encima de él policías agrediéndole, los agentes, además, pidieron más refuerzos para conducirlos bajo las acusaciones de desorden público, obstrucción y resistencia a la autoridad, según informó New York Daily News.

En los Estados Unidos de América, el racismo signa prácticamente la historia de esa nación, recrudecido después de la guerra civil cuando Abraham Lincoln puso fin a la esclavitud de los estados del sur. A comienzo del siglo XX la discriminación y el racismo se extendió a Nueva York, Boston, Detroit, Chicago, Los Ángeles…Entre 1877 y 1950 se lincharon a más de 4 000 negros en Estados Unidos.

La escala racista amenaza con volver a extenderse de sur a norte del país más poderoso del mundo, a partir de la revuelta de Ferguson -hace dos años-, donde el joven negro  Michael Brown fue asesinado a tiros por el policía blanco Darren Wilson.

En USA el racismo ha llegado a casos extremos contra los negros, indios, asiáticos y latinoamericanos, principalmente en el sur del país. Muchos negros fueron quemados vivos o linchados sin previo juicio, especialmente por miembros de la organización Ku Klux Klan (KKK) que preconiza la supremacía blanca.

Pero volviendo a la gira del mandatario de la Casa Blanca por el África Negra y exactamente desde Etiopía desde donde respondió las críticas republicanas a su política exterior, Obama, refutó las declaraciones de los “elefantes” Mike Huckabee, Tom Cotton y Ted Cruz, como “ridículas y tristes”.

Sin embargo, opositores del primer presidente afroamericano, lo califican de racista respecto a la otrora organización Panteras Negras.

Una buena pregunta para los guerreristas que alimentan las incursiones bélicas en el planeta, en el Medio Oriente…sería: ¿cuál es la diferencia entre el terrorismo y el racismo?.

Ojalá, algún día en la historia de los Estados Unidos,  esa mezcla exógena e interna de violencia no sean caldo de cultivo coincidente en la tradicional política estadounidense próxima a cada comicios presidencial.

{flike} {plusone} {ttweet}