CAMAGÜEY.- En este abril de victorias para los cubanos, en los últimos días hemos experimentado fuertes emociones que han contribuido a la profundización de los sentimientos patrióticos y revolucionarios y han sido, además, motivos para renovar el optimismo de que venceremos en los empeños de instaurar un socialismo próspero y sostenible en Cuba, a pesar del recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de los Estados Unidos.

El 10 de abril nos dimos una nueva Constitución, moderna, acorde con los tiempos en que vivimos, en un ejercicio de democracia participativa sin precedentes en otras regiones del mundo, pero ratificando la irreversibilidad del proceso revolucionario que iniciamos hace 150 años y cuya institucionalidad nos la dimos también con una carta magna fundacional de la República en Armas en la guerra de independencia contra el colonialismo español, esta vez en otro 10 de abril, pero de 1869.

Tuvimos igualmente, la celebración del IX Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, órgano rector de la sociedad que, presidido por su primer secretario, Raúl Castro Ruz, pasó revista al estado de cumplimiento del Plan de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030 y a la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución en el período 2016-2021.

Tanto en el Pleno partidista como en las sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular y el trabajo de sus Comisiones Permanentes se constataron avances en la instrumentación de las políticas para el desarrollo del país, a pesar de las tensiones a que nos somete el bloqueo imperialista y las restricciones financieras a las que nos enfrentamos y no alcanzarse internamente los niveles del proceso inversionista y el lento crecimiento de las exportaciones y la sustitución de importaciones, así como una dinámica de la inversión extranjeras por debajo aún de las necesidades de nuestro desarrollo.

Acerca del plan hasta el 2030 se fijaron tres etapas para la planificación en el corto, mediano y largo plazo para su proyección macroeconómica que será del actual 2019 al 2021, del 2021 al 2026 y del 2027 al 2030, lo cual permitirá concentrar esfuerzos y recursos en cada una de ellas sin perder la perspectiva de las etapas en su conjunto.

Desde ahora y hasta el 2021 se identificaron seis sectores estratégicos: el turismo por sus potencialidades para la captación de divisas y el encadenamiento con otros sectores de la economía; la industria biotecnológica y farmacéutica por los aportes de sus exportaciones y la atención a la salud del pueblo, el sector eletroenergético para la vitalidad del suministro de energía eléctrica, incluida la solar y eólica, la producción de alimentos tanto para el consumo nacional como para la sustitución de importaciones, los servicios profesionales que se prestan en el exterior y sus ingresos, como los de salud, educación y otros, y la construcción, sector decisivo para todo el proceso inversionista.

En cuanto al aseguramiento de la infraestructura para el desarrollo del plan hasta el 2030, se deben tener en cuenta principalmente las telecomunicaciones y la informática, el transporte, y la logística, así como el avance en las redes hidráulicas y sanitarias.

Acerca de la implementación de los lineamientos del Partido se conoció que desde la celebración de su VI Pleno en marzo del pasado año se han aprobado 47 políticas (directrices para la ejecución de los lineamientos en los distintos sectores de la vida nacional), mientras que en los últimos ocho años se pusieron en vigor 206, demostrativo ello de que la Comisión de Implantación gana en experiencia y que se logra una mayor participación de los organismos de la Administración Central del Estado.

El intenso trabajo de la Asamblea Nacional no terminó con la proclamación de la nueva Constitución, sino que ahora sobreviene un acelerado proceso legislativo para poner en ejecución con las leyes complementarias cada uno de los capítulos y artículos de esa carta magna, proceso ya iniciado con las leyes sobre los símbolos patrios y la actividad pesquera.

Como decía nuestro Héroe nacional José Martí son tiempos de andar “con el caballo enjaezado y el pie en el estribo” para enfrentar en el campo de batalla de la economía y la defensa de la Patria todo el poderío con que el imperialismo norteamericano pretende doblegarnos, llámese bloqueo, sanciones, aplicación de la ley Helms-Burton en su totalidad o la agresión bélica, seguros de que en cualquiera de los terrenos los venceremos, como los vencimos en la agresión mercenaria hace ahora 58 años en las arenas de Playa Girón donde le propinamos la primera derrota militar en América.