CAMAGÜEY.- El sentido de esta frase “se rompe el corojo” la conocemos bien los cubanos. Ella simboliza la respuesta viril que dieron los patriotas mambises en un momento crucial de nuestra historia al colonialismo español, que pretendía que abandonáramos la lucha por la independencia iniciada 10 años atrás por el Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, a cambio de una indigna paz sin libertad.

Confío en que el pueblo venezolano este domingo, 20 de mayo, también en un momento crucial y definitorio de su historia, cuando concurra masivamente a las urnas a elegir el Presidente de esa nación, tenga una respuesta viril a los que pretenden cercenar no solamente la libertad de que ahora disfrutan desde que el Comandante Hugo Chávez fundó la nueva República, sino también defiendan con similar valentía su futuro de paz con democracia, bienestar e independencia, eligiendo a Nicolás Maduro para otros cinco años al frente de la renovación y consolidación de ese país.

A esta contienda electoral, la número veintitantos de los últimos años, además del Presidente, cargo al que aspiran otros cuatro candidatos a la par que Maduro, están convocados alrededor de 20 millones de votantes, los que también deben elegir a los miembros de los consejos legislativos y los representantes indígenas ante dichas instancias.

A dichos comicios se llega bajo fuego graneado del Gobierno de los Estados Unidos, principal patrocinador de las campañas difamatorias, subversivas, instigador de los planes desestabilizadores de las fuerzas opositoras, al tiempo que utiliza todo tipo de sanciones económicas y políticas contra la Revolución Bolivariana para tratar de deslegitimarla ante la opinión pública nacional e internacional.

Sin embargo, no ha podido impedir que frente a las propagandas abstencionistas y la política de no asistir a estas elecciones, cuatro candidatos de la oposición por los partidos Avanzada Progresista, de Henri Falcón, respaldado por el Movimiento al Socialismo (MAS) y COPEI, movimiento electoral Esperanza por el Cambio, de Javier Bertucci, Unidad Patriótica Popular, de Reinaldo Quijada y Luis Alejandro Ratti, independiente, se hayan inscrito como aspirantes a la primera magistratura de la nación.

Tampoco han podido evitar que decenas de representantes de instituciones y organizaciones internacionales, incluida la impopular Organización de Estados Americanos (OEA) estén presentes en suelo venezolano como garantes de la legalidad del proceso electoral y de la seguridad de que los resultados serán refrendados por la voluntad popular, el que además quedará avalado por las más de 16 auditorías por la Comisión de Alto Nivel integrada por representantes de todos los partidos y el Consejo Electoral Nacional.

En cuanto a la participación popular en las elecciones del domingo, esa voluntad quedó demostrada en el simulacro realizado el pasado 6 de mayo donde con orden, disciplina y masividad los venezolanos concurrieron a depositar supuestamente su voto en los colegios indicados, ocasión en la cual también se comprobó la eficacia de la infraestructura tecnológica puesta a disposición de los electores.

No obstante, el Gobierno norteamericano y la oligarquía opositora, ante su impotencia de impedir las elecciones presidenciales han optado por arreciar en los últimos días su guerra económica, acompañándola también de acciones desestabilizadoras, incluidos sabotajes eléctricos, obstaculización de las vías terrestres y otras acciones, en su vano intento de intimidar a la población para que no concurra a los colegios electorales este 20 de mayo.

Sin embargo, en estos años de Revolución Bolivariana el pueblo venezolano ha demostrado su firme voluntad de defender las conquistas que el chavismo les ha proporcionado en la vida social, en la económica, a pesar de las carencias artificiales actuales creadas por los enemigos del proceso y, sobre todo, en la dignidad e independencia soberana de la que disfrutan hoy todos sus ciudadanos.

Los cubanos estamos seguros de que las encuestas que dan a Nicolás Maduro como ganador de la presidencia con amplio margen sobre su más cercano competidor, en este caso Henri Falcón, los venezolanos la harán realidad este domingo, cuando masivamente como integrantes del Frente Amplio de la Patria, concurran a votar por su derecho a la paz, la democracia y la continuidad de su gesta emancipadora y soberana.