CAMAGÜEY.- Los precios son ínfimos y la garantía de que Comunales las recoja todas, también lo es. Así lo dice cuanto productor de flores usted se tropiece en Camagüey. Parece interesante investigar el asunto.

Osmel Gago, en la cooperativa Amalia Simoni, de esta ciudad, inicia sus labores apenas sale el sol “porque es más difícil sembrar flores que viandas” —afirma y continúa— “yo sembré yuca, y no llueve, pero está ahí, le cayeron dos aguaceros y se fue pa’rriba, pero la flor no, la flor si no tiene agua, no camina, porque lleva mucha atención”.

Allí donde trabaja Gago —“de los que no gaguean”, aclara en tono de broma— deben recurrir a un vendedor para que las “sobrantes” de Comunales no se pierdan en el campo, un problema mencionado por todos los cultivadores con los que dialogamos.

Imagino que, como explican estos amantes de los pétalos y los colores, e igual lo diría un agricultor, a nadie le agrade trabajar en el campo, bajo el abrasador sol, para luego perder la cosecha.

Horacio Sierra es otro de los pocos que van quedando, y eso que empezó desde el 1970. “Esto ya no es negocio. En general, Comunales es una tragedia”.

A ver, cuéntenos cómo es eso, le pedimos el colega Eduardo Labrada y yo.

“Sí, desde que empiezas a sembrar te “botan flores”, te desencantas y no siembras más na’, porque para ‘botar’, no”.

En pocas palabras, así nos describe su decepción el anciano experto, a quien le recomendamos escribir un libro del cultivo de flores.

Horacio ha señalado nada más y nada menos que lo mismo que ya nos había alertado Gago, y así coinciden todos los cultivadores.

—¿Usted quiere decir que Comunales le compraba solo una pequeña parte de las flores?

—Solo un poquito, lo que les convenía, así no vale el contrato.

Y las flores siguen teniendo el mismo precio de hace 15 o 20 años, “eso tiene que cambiar”, en opinión de Horacio. Tampoco las semillas de calidad aparecen con frecuencia, tienen que valerse de mil manías del oficio para mantenerlas.

En el análisis de las causas más influyentes en la escasez de flores en esta provincia intentamos adentrarnos desde Adelante Digital. Al parecer, son más de las que por intuición pueden imaginarse. Basta dialogar con los cultivadores.

Pero, ¿qué dirá Comunales al respecto? Para responder esas y otras interrogantes respecto al tema, espere próximos trabajos periodísticos.