CAMAGÜEY.-Donald Trump la emprendió ahora contra el Petro venezolano, la criptomoneda que respaldada por los yacimientos petroleros del Orinoco y otras riquezas mineras del país, como la mina de oro que acaban de descubrir en suelo bolivariano, ha despertado el interés de compra de numerosas naciones y grandes empresas internacionales.

 Así las cosas, al cerrar la etapa de preventa de dicha moneda las intenciones de compra ascienden ya a      5 000 millones de dólares, monto que fortalecerá las reservas internacionales del país que constituyen los recursos financieros en divisa con los cuales se cuenta para garantizar los pagos de los bienes que se importan, el servicio de la deuda y poder estabilizar la moneda local.

Para Trump tal posibilidad real le resulta preocupante, primero porque estas operaciones con el Petro no las puede bloquear, como a hecho con millones de dólares en bancos estadounidenses que pertenecen a Venezuela y torpedear otras operaciones económicas y además, porque este es invulnerable a cualquier tipo de sanción, y segundo, porque esta puerta de escape abierta por los chavistas puede incentivar a que otros emitan un nuevo tipo de moneda con respaldo de la riqueza que posean y dejen atrás la monopolización internacional del dólar.    

El Presidente estadounidense firmó una orden ejecutiva para sancionar a quienes ejecuten operaciones con el Petro u otras criptomonedas venezolanas y después amplió sus ataques con la imposición de medidas punitivas a cuatro funcionarios del Gobierno bolivariano.

Por su parte, el presidente Nicolás Maduro apuntó en su respuesta:“Tiene miedo Trump. Esas medidas son una señal de que vamos por el buen camino. La Luz del Petro se colará por cada orificio de sus muros construidos con odio. Más temprano que tarde terminaremos con el bloqueo económico. Estamos construyendo prosperidad”.

Al propio tiempo, en una declaración de la Cancillería, el Gobierno ratificó que continuará el impulso de la tecnología Blockchain y el desarrollo del Petro como una de las más sólidas y confiables criptomonedas del mundo, pese a las sanciones de Washington.   

En la cruzada antivenezolana está ya inscripta la VIII Cumbre de las Américas a celebrarse en el mes de abril en Lima, Perú. El hasta hace poco presidente Kucsinski, a una orden del imperialismo norteamericano, retiró la invitación cursada al mandatario Nicolás Maduro para asistir al evento y ahora sus representantes bolivarianos fueron excluidos por la comisión organizadora peruana de la reunión inicial del Diálogo Hemisférico que reunirá en esa capital a delegaciones  del Foro de la Sociedad Civil en la cual Cuba participará con el tema Por un mundo respetuoso e inclusivo que tiene el número 15 de los 28 que se presentarán en el cónclave.

La Sociedad Civil cubana está integrada por más 2 000 organizaciones y asociaciones que llevarán al evento su consenso acerca de los ejes temáticos que allí se debatirán como gobernabilidad democrática y corrupción, corrupción y desarrollo sostenible, aspectos de la cooperación, institucionalidad internacional y alianzas público-privadas.

Los cubanos ya tenemos experiencias de estos foros por haber participado en el celebrado en Panamá en el 2015, en ocasión de asistir por primera vez a estas Cumbres ya que habíamos sido excluidos de las seis  anteriores por el veto imperialista y sus compinches en la región, como pretenden hacer  ahora con Venezuela, y en la cual dimos contundente respuesta a las provocaciones de los infiltrados en el cónclave, como seguramente ocurrirá en esta ocasión.