CAMAGÜEY .-El presidente Nicolás Maduro Moros acaba de inscribir su candidatura en el Consejo Nacional Electoral (CNE) para las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo 22 de abril en Venezuela y declaró ante la multitud que lo acompañó que va por 10 millones de votos en esos comicios.

“Habrá elecciones, llueve, truene o relampaguee”, había afirmado con anterioridad en una conferencia de prensa que ofreció en el Palacio de Miraflores, donde ratificó la fecha de los sufragios para la primera magistratura de la nación y además se preguntó qué va a pasar si la oposición no se inscribe y él mismo se respondió que eso solo lo saben en Washington.

Posteriormente, el CNE acordó prorrogar hasta el primero de marzo la inscripción de los candidatos ante la Junta Nacional, al tiempo que se conoció que seis aspirantes a la presidencia habían formulado su documentación para oficializar su postulación.

La oficialización de la candidatura de Maduro, en la cual entregó a la presidencia del Plan de la Patria hasta el 2025 como programa de gobierno, se produjo en un aniversario más de la masacre realizada contra el pueblo venezolano durante el llamado “caracazo” por el gobierno de Carlos Andrés Pérez , donde murieron decenas de personas por la arremetida policial durante las protestas por la grave situación económica existente en el país, hecho que contrasta con el clima de paz y democracia reinante en la actualidad en la patria bolivariana.

Por su parte, el gobierno norteamericano se ha encargado de declarar por anticipado, que no reconocerá los resultados de las elecciones a pesar de que estas serán acompañadas por representantes de las Naciones Unidas y otras organizaciones regionales, invitadas por el Gobierno bolivariano y que se encargarán de verificar la legitimidad de la contienda electoral.

Desde luego que tal posición de las autoridades estadounidenses no sorprende a nadie pues ella forma parte de la agresiva política desatada por el presidente Donald Trump contra el Gobierno de Caracas y que fuera denunciada por el canciller, Jorge Arreaza, ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en la cual consignó la injerencista política de Estados Unidos y sus aliados de Europa en los asuntos internos de su país, al que no solo imponen sanciones que violan las leyes internacionales sino lo amenazan con una posible intervención que derroque al Gobierno de Maduro legítimamente constituido, al tiempo que exhortan a las fuerzas armadas nacionales a dar un golpe de Estado.

Por lo pronto, tan agresivas intenciones han recibido una firme y decidida respuesta de la  Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) demostrativa de la unión civico-militar que hoy reina en la patria chavista, con la realización del Ejercicio de Acción Defensiva Multidimensional Independencia 2018, el cual patentizó su doctrina antimperialista y bolivariana.

Dichos ejercicios —a decir de Maduro— puso de manifiesto la existencia de un plan de defensa adaptado ante cualquier amenaza y circunstancia para enfrentar una posible agresión y defender la paz del pueblo, y significó que Venezuela seguirá fortaleciendo las alianzas de cooperación en materia militar con naciones como China, Irán, Rusia, Bielorrusia, Turquía y próximamente lo hará también con la India.

En cuanto al proceso eleccionario, este 5 de marzo se publicará el registro electoral definitivo, del 2 al 19 de abril se desarrollará la campaña electoral y el 22 serán las elecciones para elegir el nuevo presidente venezolano que gobernará el país hasta el 2025.