CAMAGÜEY.- La pasada semana, dos importantes acontecimiento tuvieron lugar en la Argentina. El primero de ellos, el hallazgo el martes del cuerpo sin vida de Santiago Maldonado tras 80 días de búsqueda a raíz de su desaparición el pasado 1ro. de agosto, suceso que levantó numerosas manifestaciones reclamando su aparición.

El otro fueron las elecciones legislativas, en las cuales salió por primera vez al ruedo político Unidad Ciudadana, partido que encabeza la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, aspirante a un puesto de senadora por la provincia de Buenos Aires, frente a los candidatos oficialistas.

En cuanto a esta confrontación electoral los medios de difusión de la derecha, tanto los del país como los internacionales llenaron de titulares las ediciones impresas, como las digitales y televisivas, en los cuales se resaltaba la victoria “aplastante” del partido Cambiemos, del presidente Mauricio Macri, y apenas una tímida mención a la elección de Cristina Fernández como senadora de la República con su debutante fuerza política de Unidad Ciudadana.

Alguien tendrá que explicar en algún momento cómo tras casi dos años de gobierno de Macri, en los que los intereses de los trabajadores han sido fuertemente lesionados, no solo con reformas laborales, sino con el crecimiento de la inflación, de la pobreza en las zonas más vulnerables, los “tarifazos” que elevaron desproporcionadamente el costo de los servicios de electricidad, gas, agua, los candidatos oficialistas fueron favorecidos con la mayoría de votos en veintitantas provincias del país y la presencia en el Parlamento de Cambiemos creció hasta obtener la mayoría, aunque no absoluta.

Aunque esta es la realidad actual en la nación gaucha, con el fortalecimiento del “Macrismo” al situarse como la mayor fuerza política en Argentina, sería ingenuo no reconocer que de las elecciones legislativas salió un nuevo partido como Unidad Ciudadana, que en su primera confrontación logró elegir a Cristina como senadora, con casi tres millones de votos, y de hecho se convirtió en la mayor y más fuerte organización opositora al actual Gobierno ante el debilitamiento de los otros partidos tradicionales, y dentro de ellos el peronismo.

El otro resultado de las legislativas es que Cristina obtuvo la inmunidad parlamentaria, por lo que la persecución judicial que se desató en su contra, pretendiendo sacarla del círculo político, como se ha tratado de anular todos los logros de sus mandatos, han perdido su posible eficacia y lo que sí se obtuvo es que en el Senado haya una voz opositora autorizada que se oponga a las concesiones de Macri al empresariado nacional y extranjero.

En cuanto al caso Maldonado, todo parece indicar, después de adelantar los peritos algunas conclusiones iniciales, que este no murió a consecuencia de impacto de balas o golpes, sino que la principal causa del deceso fue la inmersión.

Como se recordará, Maldonado desapareció en la localidad chubutense de Cushamen, a donde viajó para solidarizarse con la lucha del pueblo mapuche, que ocupa tierras pertenecientes al millonario italiano Carlo Benetton, razón por la cual fueron reprimidos por la gendarmería, y testigos presenciales afirman que Santiago fue visto cuando era conducido a la fuerza hacia una camioneta.

Transcurrieron alrededor de 80 días de estos sucesos sin tenerse noticias, hasta que su cadáver apareció en las márgenes del río Chibut, de donde fue extraído y conducido a la morgue, en la cual los especialistas, algunos representantes de los familiares, aún no concluyen las investigaciones para determinar las causas reales de su muerte.