MÉXICO.- (PL) La anunciada retirada de Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA) es hoy una decisión soberana y necesaria ante la injerencia e intromisión contra el país sudamericano, afirmó aquí un dirigente campesino mexicano.

Francisco Chew, líder del Movimiento Sin Tierra (MST), dijo que era de esperar la reacción venezolana "ante la intervención de la OEA, que responde a los intereses de Estados Unidos".

Afirmó que el organismo panamericano "es una herramienta de opresión a los gobiernos populares y democráticos".

No es representativa de los pueblos de América Latina y el Caribe, subrayó respecto al historial de la OEA, que en los inicios de la Revolución Cubana expulsó al país caribeńo a instancias de Washington.

El dirigente campesino mexicano dijo que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, en su injerencia en los asuntos venezolanos, rompió con la tradicional política exterior del país.

Para los movimientos sociales y de izquierda resulta preocupante el abandono de la doctrina Estrada y sus principios: no intervención y libre determinación, apuntó.

Chew consideró que México le hace un favor a Estados Unidos en su protagonismo contra Venezuela, "a la espera de que Donald Trump mantenga el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan)".

Sin embargo consideró que la administración federal mexicana está equivocada al seguir un modelo económico que favorece a intereses foráneos, sobre todo de Estados Unidos.

El llamado pragmatismo económico de los tecnócratas en el gabinete de Peña Nieto afecta a los campesinos mexicanos, como también lo hacen contra Venezuela, que merece el respeto de nuestras autoridades, enfatizó.