WASHINGTON.- (PL) El nuevo secretario interino de Justicia de Estados Unidos, Dana Boente, prometió hoy defender la orden ejecutiva del presidente Donald Trump que prohíbe la entrada de refugiados al país durante cuatro meses.

La disposición del jefe de Estado, firmada el pasado 27 de enero, también imposibilita por 90 días la entrega de visas a ciudadanos de Siria, Iraq, Irán, Libia, Somalia, Sudán y Yemen.

Boente, fiscal del distrito este de Virginia, sustituyó a Sally Yates y estará en el cargo hasta la ratificación en el Senado de Jeff Sessions, designado anteriormente por Trump.

Yates fue despedida anoche después de haber ordenado a los abogados del Departamento de Justicia no defender en el tribunal el referido mandato presidencial sobre inmigración.

Según un comunicado de la Casa Blanca, considerado agresivo por medios de prensa, Yates "traicionó" al Departamento de Justicia al negarse a aplicar una orden puesta en marcha para defender a los ciudadanos estadounidenses.

El documento se refirió a esta persona, designada por la anterior administración de Barack Obama, como blanda en cuanto a las fronteras y muy blanda con la inmigración ilegal.

Agregó que "es hora de ponernos serios en la protección de nuestro país. Instar a examinar más minuciosamente a individuos que provienen de siete lugares peligrosos no es extremo".

Soy la responsable de garantizar que las posturas tomadas en el tribunal sean coherentes con la solemne obligación de esta institución de buscar siempre la justicia y abogar por lo que es correcto, afirmó Yates en una carta citada por el diario The New York Times.

En estos momentos, recalcó, no estoy convencida de que la defensa de la orden ejecutiva sea coherente con esas responsabilidades ni sea legal.