LA HABANA.- (ACN) Después de casi cuatro años de diálogos, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Gobierno de ese país anunciaron el acuerdo final para la terminación del conflicto de más de medio siglo en la nación suramericana.

El acuerdo fue firmado en esta capital por los jefes de las delegaciones del Gobierno y las FARC-EP, Humberto de la Calle y el comandante Iván Márquez, respectivamente, así como también por los representantes de Cuba y Noruega, países garantes de las pláticas iniciadas en 2012.

La ceremonia contó con la presencia del titular cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, y representantes de Venezuela y Chile, naciones acompañantes del proceso de paz.

De acuerdo con el comunicado conjunto 93, leído por los garantes, el acuerdo para la culminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera está conformado por partes consideradas “un todo indisoluble”, y establece las directrices para contribuir a la transformación de la sociedad colombiana.

Entre los puntos del acuerdo se incluyen la reforma rural integral, la participación política, el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y la dejación de las armas, la solución al problema de las drogas ilícitas, las víctimas del conflicto y los mecanismos de implementación y verificación de lo pactado.

Según refiere el documento la participación ciudadana será clave en la planeación, ejecución y seguimiento a los planes y programas en cada uno de los territorios.

Los colombianos tendrán la última palabra, sentenció De la Calle al referirse al papel de la ciudadanía, a quien “pertenece” el acuerdo anunciado este miércoles.

En ese sentido, llamó a que el plebiscito del próximo dos de octubre, al que están convocadas todas las fuerzas políticas del país, “sea una decisión cívica, nacional, profunda”.

El jefe de la delegación del Ejecutivo colombiano expresó su convicción de que “el acuerdo logrado no es perfecto” sin embargo es “el mejor acuerdo posible” para poner fin al conflicto más largo de la región de América Latina.

Hemos ganado la más hermosa de todas las batallas, la de la paz de Colombia, expresó el representante de las FARC-EP, quien aseguró que se tendrá paz si se respetan la acuerdos y apuntó que la sociedad debe erigirse como garante esencial en su cumplimento.

Márquez calificó el histórico acuerdo como punto de partida para que un pueblo multiétnico y multicultural sea protagonista del cambio y la trasformación social que requieren las mayorías.

La rúbrica final del acuerdo, según anunció el presidente colombiano Juan Manual Santos, se realizará en Colombia antes del plebiscito, en un acto multitudinario, con la presencia de numerosos jefes de Estado.

A tono con el fallo de la Corte Constitucional, para que el plebiscito sea válido se requerirá el aval del 13  por ciento del censo electoral, que se traduce en el voto de positivo de cuatro millones 524 mil 801 de colombianos.