COLOMBIA .- (PL) El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, manifestó hoy su confianza en la posibilidad de conseguir pronto un acuerdo con las insurgentes FARC-EP con el objetivo de terminar el largo conflicto entre ambas partes.

Espero que en los próximos días todo esté acordado (entre el Gobierno y esa agrupación guerrillera), comentó el mandatario en declaraciones difundidas por la Radio Nacional.

Según el gobernante luego de la firma de la paz por las delegaciones gubernamentales y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) será convocado el plebiscito, concebido para que los ciudadanos validen en las urnas el conjunto de pactos suscritos en La Habana, sede de dichas conversaciones.

A partir de ese momento, una vez divulgado el llamado Acuerdo Final, comenzará la gran campaña de pedagogía para explicar a la población el contenido de cada uno de los convenios y sus implicaciones, dijo.

Cuando tengamos listos todos los puntos podremos intensificar lo que estamos haciendo ahora: hablar con las comunidades sobre dichos consensos, añadió el jefe de Estado.

 Santos adelantó que en tal cruzada, previa al plebiscito, podrían participar líderes comunitarios e incluso maestros, quienes han manifestado su disposición para desarrollar esas jornadas informativas.

Hay muchos mitos, ya comenzaron a circular rumores, mentiras (...), estos esfuerzos constituyen ni más ni menos un paso trascendental para finalizar la única confrontación bélica del hemisferio occidental, el propio sentido común nos debe permitir entender los beneficios de este proceso de forma clara y contundente, enfatizó el ocupante de la Casa de Nariño.

Luego de haber conciliado posiciones en los temas de reforma rural integral, participación política, combate contra el tráfico ilícito de drogas, víctimas, cese el fuego bilateral y dejación de armas o desarme de esos combatientes, los dos equipos de negociadores dilucidan asuntos como el método para seleccionar a los magistrados quienes aplicarán la justicia transicional en la fase posbélica.

Asimismo perfilan los mecanismos para reintegrar a la vida civil a los futuros desmovilizados de ese movimiento rebelde, el principal involucrado en la conflagración (resta comenzar reuniones formales con el también insurgente Ejército de Liberación Nacional, menos numeroso que las FARC-EP pero igualmente activo desde hace más de 50 años).

La guerra interna ha dejado unos 300 mil muertos, casi siete millones de desplazados de sus lugares de origen y al menos 45 mil desaparecidos.