Nueva York.- (PL) El XXXIV Congreso de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA) concluye hoy aquí después de cuatro jornadas de debates, conferencias e intercambios académicos sobre la región y sus desafíos.

Cientos de investigadores y estudiosos de la realidad latinoamericana se dieron cita desde el pasado viernes en el New York Hilton Midtown, donde analizaron temas políticos, culturales y económicos como la integración, el desarrollo inclusivo, la pobreza, la identidad, el impacto del neoliberalismo, la situación de la izquierda y las relaciones con Estados Unidos.

Al igual que en citas precedentes de LASA, organización que celebra medio siglo de existencia con sus alrededor de 12 mil miembros, el foro de 2016 tuvo a Cuba entre las cuestiones que más expectativas generaron, con el incentivo del nuevo escenario bilateral La Habana-Washington, después de la reanudación el año pasado de los vínculos diplomáticos.

En declaraciones a Prensa Latina, Lisandro Pérez, copresidente de la Sección Cuba de la Asociación, señaló que más de 90 paneles trataron asuntos acerca de la mayor de las Antillas.

A su juicio, el restablecimiento de relaciones entre los dos países debe ayudar a fomentar aún más unos contactos académicos que se producen desde los años 70.

Pérez, un profesor de origen cubano del Colegio John Jay de Justicia Criminal, valoró la importancia de los intercambios entre estudiosos de la isla que viven dentro y fuera de ella.

Por su parte, la también copresidenta de la Sección, la investigadora de la Universidad de La Habana Milagros Martínez, destacó la presencia récord en un congreso de LASA de 250 estudiosos de la isla, aunque Estados Unidos negó la visa a unos 50.

La catedrática calificó de puente a la organización profesional más grande del planeta y coincidió en que el nuevo escenario entre La Habana y Washington debe contribuir con el acercamiento académico.

Martínez comentó a Prensa Latina que el tema Cuba genera un intenso debate, tanto en el interior del país como en el extranjero, a partir de la actualización de su modelo económico, el contexto latinoamericano y la reanudación de los vínculos con Estados Unidos.

El fin de semana dejó eventos muy seguidos aquí por los delegados al XXXIV Congreso, entre ellos una sesión dedicada a los avances en las relaciones Cuba-Estados Unidos, que contó con la participación de la alta funcionaria de la Cancillería de la isla Josefina Vidal y los embajadores José Ramón Cabañas y Jeffrey DeLaurentis.

La víspera, el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, intervino en el foro para abordar la integración regional.

{flike} {plusone} {ttweet}