Ban transmitió sus condolencias a los familiares de las víctimas fatales de los atentados, los cuales condenó bajo el calificativo de despreciables.

En una declaración circulada aquí, el Secretario General mostró confianza en que sean llevados ante la justicia los responsables de las acciones terroristas en el aeropuerto Bruselas-Zaventem y la estación del metro de Maalbeek, donde reportes reflejan 34 fallecidos y más de 170 heridos.

De acuerdo con el diplomático, Bélgica y Europa deben mantener sus compromisos con los derechos humanos, la democracia y la coexistencia pacífica en su respuesta al odio y la violencia que los golpea.

Según medios de prensa, el Estado Islámico reclamó la autoría de los atentados terroristas.

También el presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas, Mogens Lykketoft, condenó los atentados en Bruselas y llamó a rechazarlos de manera enérgica.

Lykketoft recordó que en los últimos días se vivieron atrocidades similares en Turquía y Costa de Marfil.

Los actos de terrorismo son injustificables, independientemente de sus motivaciones, y constituyen una de las más serias amenazas a la paz y la seguridad internacionales, advirtió.

Se espera que en las próximas horas el Consejo de Seguridad, presidido este mes por Angola, fije postura contra el crimen perpetrado en Bruselas por extremistas.

{flike} {plusone} {ttweet}