Según la agencia noticiosa Haiti Press Network (HPN), una fuente oficial le dijo bajo anonimato que Martelly dará la información esta noche y también detallará el plan de transición.

De ser así, al jefe de Estado lo reemplazaría el juez Jules Cantave tras el cese de sus funciones administrativas el domingo 7 de febrero.

Los candidatos de la oposición -agrupados bajo el bloque G8- presentaron esa propuesta, la cual sugiere que el gobernante interino escoja al Primer Ministro y a otros 15 miembros del Ejecutivo entre las figuras más reconocidas de la política nacional.

Cantave tendría poder para designar a una comisión que en 30 días investigue y depure los documentos e instancias electorales.

Entre otras cuestiones, deberá tomar en cuenta las conclusiones de ese comité para fijar la fecha de la segunda vuelta presidencial, renovar el Consejo Electoral Provisional (CEP) y poner fin a la actual crisis haitiana.

De acuerdo con HPN, Martelly consultó y recabó el apoyo del sector empresarial en esa decisión.

Si la iniciativa fructifica, entonces se evitaría un vacío de poder en la nación francófona y se allanaría el camino para reprogramar el balotaje presidencial, a celebrarse el 24 de enero y aplazado por las manifestaciones del G8, la violencia y el desmembramiento del CEP.

El tema de la gobernabilidad centró ayer la apertura de las sesiones en la Asamblea Nacional, pero las discrepancias entre el Senado controlado por la oposición y la Cámara de Diputados dominada por el oficialismo obstaculizaron la búsqueda de una solución viable.

Sobre el tapete estaba el plan del G8 y también otro acuerdo alcanzado entre Martelly y los jefes de ambas cámaras del Parlamento, que proponía sustituirlo por un primer ministro interino con respaldo de todos los sectores políticos y del Legislativo.

El mandatario haitiano dijo anoche que dejará el cargo y no le interesa prorrogarlo hasta el 14 de mayo, como sugieren algunas voces, pues en lo adelante se centrará en su familia y su carrera musical.

{flike} {plusone} {ttweet}