Aseguró el coronel general en entrevista a Konsomolskaya Pravda que tras estudiar posibles amenazas, Moscú decidió sumar a los cazas, naves de asalto, bombarderos y helicópteros los complejos de misiles antiaéreos.

Según la fuente, el objetivo de este armamento es prevenir "el secuestro de un avión de combate en el territorio de un país vecino de Siria" y "un posible ataque contra nosotros".

Bondarev comentó que en octubre un caza ruso que cumplía misión en condiciones de nubosidad densa al norte de Siria tuvo que violar el espacio aéreo de Turquía como parte de la evasión del posible ataque de un cohete tierra-aire.

Se desplazaba a lo largo de la frontera con Turquía, detalló, cuando lo equipos indicaron que ciertos sistemas antiaéreos terrestres trataban de interceptar el vuelo.

El jefe castrense explicó que por esa razón el piloto se vio obligado a realizar una maniobra antimisil y entró por unos segundos en el espacio aéreo turco.

Moscú ofreció explicaciones a Ankara, prometió que incidentes de este no se repetirán, y el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, declaró que esta eventualidad no generará tensiones entre ambos países.

Por su parte, hoy la portavoz de la cancillería, María Zajarova, afirmó que en el momento actual en Siria se observa una fase de confrontación aguda entre el Ejército constitucional y las agrupaciones terroristas armadas.

En medio de esta situación, en la búsqueda de una solución política, las autoridades de Damasco mantienen el canal de contacto con el sector de la oposición contrario al terrorismo, informó la vocera.

Desde Zaragoza, España, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en tanto, sostuvo este jueves que la alianza desplegará drones en el Mediterráneo para proteger las fronteras sur del bloque de amenazas procedentes del norte de África.

En referencia al Estado Islámico (EI), otros grupos terroristas que asolan a Siria, Iraq y amenazan a Libia, y a los casi 12 millones de desplazados de esa zona, Stoltenberg dijo que "la inestabilidad y los riesgos del flanco sur" ya están muy cerca de las fronteras de la OTAN.

Sin embargo, el experto en temas navales y líder del movimiento ruso de apoyo a la Armada, capitán de navío Mijail Nenáshev, atribuyó a otros objetivos geopolíticos la intención de Washington y sus aliados de incrementar su presencia en el Mediterráneo y el mar Negro.

Opinó el experto en declaraciones al periódico ruso Vzglyad que Washington percibe que está siendo marginado de la agenda global, y por eso por el momento impone guiones negativos en los acontecimientos que transcurren en el mundo. "Eso explica la intención de consolidarse en los mares europeos".

{flike} {plusone} {ttweet}