Fuentes militares informaron que este miércoles la aviación militar siria bombardeó objetivos de los extremistas armados en la ciudad de Karyatein, en la central provincia de Homs, destruyendo varios vehículos artillados con ametralladoras pesadas de esos grupos.

Los aviones de combate se hicieron sentir además en las inmediaciones del yacimiento petrolero de Shaaer, próximo a la ciudad de Palmira, y en la localidad de Um Twaina, donde provocaron cuantiosas bajas humanas y materiales al terrorista Estado Islámico (EI).

Otros bombardeos de consideración se reportaron en posiciones rebeldes en Talbisa, mientras un campamento del Frente al-Nusra, brazo armado de al-Qaeda en Siria, fue atacado en el poblado de Termaalah.

Un poco más al norte, en la provincia de Hama, a 209 kilómetros al noreste de esta capital, la aviación militar aniquiló dos refugios y una caravana de vehículos cargados de armas y hombres del EI en las inmediaciones de la localidad de Qasser Bin Wardan, y un campamento en la zona de Qleib al-Zor.

En la provincia de Alepo, a 350 kilómetros al noreste de aquí, el ejército enfrentó a agrupaciones del EI y del Frente al-Nusra en las localidades de Khan Tuman, Zorba, Amiriya, Hader y en los alrededores del aeropuerto de Neirab.

Unidades de artillería hostigaron posiciones rebeldes en las zonas de Ramouseh, Ashrafieh y Bani Zeid, destruyendo varios emplazamientos de morteros y causando estragos entre las filas takfiristas.

Las unidades de ingeniería redoblan sus esfuerzos en los territorios liberados, pues los extremistas armados, en su huída, minan con explosivos conectados a artefactos inalámbricos, los hospitales, escuelas y otras instalaciones públicas y privadas.

Por su parte, los aviones de combate de la Fuerza Aeroespacial rusa realizaron 46 vuelos contra 83 posiciones de las bandas terroristas en las provincias de Deir Ezzor, Alepo, Hama, Idleb, y en zonas rurales de Damasco y Latakia.

Las aeronaves rusas destruyeron 16 puestos de mando, cuatro depósitos de armas y municiones, un taller de fabricación de explosivos, dos bases y 61 fortificaciones y posiciones de artillería y misiles.

También fueron destruidos edificios donde miembros del Frente al-Nusra fabricaban municiones, explosivos y detonadores cerca de la ciudad de Alepo.

Los cazabombarderos rusos aniquilaron un campo de entrenamiento de al-Nusra cerca de Khan Shikhon, un puesto de mando y de observación en Tallet Sirtel, un sitio de reuniones de los líderes de las organizaciones terroristas cerca de Sarmin, y un depósito de armas y municiones en Yisr al-Shughur, en Idleb.

Mientras se desarrollaban los combates entre los uniformados y los grupos terroristas, un equipo de periodistas y fotorreporteros de la Agencia Árabe Siria de Noticias (SANA) y la televisión nacional, fueron atacados la víspera con obuses de morteros en la provincia de Alepo, por bandas del grupo Estado Islámico (EI).

El vehículo donde viajaban los comunicadores fue atacado en las inmediaciones del poblado de Tel Sabín, liberado el martes por las fuerzas armadas.

Los reporteros de SANA y la televisión local, cubrían la ofensiva militar emprendida hace unos días contra los grupos extremistas armados que operan en esta provincia, a 350 kilómetros al noreste de esta capital.

Según George Orfelian, camarógrafo de SANA y uno de los integrantes de la comitiva periodística, los proyectiles fueron lanzados expresamente sobre la posición que ocupaban los reporteros, quieren resultaron ilesos del ataque.

Por otro lado, el director general de Antigüedades y Museos de Siria, Maamoun Abdelkarim, denunció el saqueo y destrucción a que está sometida la antigua ciudad de Apamea, ubicada a 290 kilómetros al norte de esta capital, en la actual provincia de Hama y con más de dos mil 500 años de historia, por los grupos terroristas que operan en esa zona.

Según Abdelkarim, a través de fuentes locales se confirmó la persistencia de los actos de perforación indiscriminada y excavaciones secretas por parte las bandas extremistas armadas.

El titular de Antigüedades y Museos explicó que los actos de sabotaje y saqueo quedaron evidenciados después de la comparación y examen de imágenes satelitales publicadas recientemente, y que detallan los daños sufridos por la ciudad de Apamea desde 2012.

{flike} {plusone} {ttweet}