CARACAS.- El gobierno de Venezuela muestra hoy total disposición al diálogo nacional con todos los sectores de la oposición para resolver las diferencias políticas sin intervención extranjera, aseveró el presidente de la nación sudamericana, Nicolás Maduro.

En entrevista concedida a la agencia de noticias Associated Press (AP), transmitida por Venezolana de Televisión, el mandatario aseguró encontrarse listo para dialogar con todos los partidos opositores del país en pos de que se imponga la paz y "no sigan sonando los tambores de guerra".

Maduro reiteró la propuesta de adelantar para este año las elecciones de la Asamblea Nacional (Parlamento), ente de mayoría opositora declarado en desacato desde 2016 por el Tribunal Supremo de Justicia por juramentar a tres diputados suspendidos por irregularidades electorales.

El jefe de Estado aseveró que se encuentra a la espera de una mesa de diálogo concertada a través del Mecanismo de Montevideo -impulsado por México, Uruguay, Bolivia y 14 países de la Comunidad de Caribe-, de la cual emerja una fecha para efectuar esos comicios, como un primer paso para dirimir las diferencias por vías pacíficas y democráticas.

Sectores de la oposición venezolana protagonizaron un intento de golpe de Estado mediante la autoproclamación de un llamado gobierno de transición liderado por el titular de Legislativo, Juan Guaidó, quien recibió el apoyo automático de la administración estadounidense de Donald Trump.

Al respecto, Maduro subrayó que el diputado Guaidó violó la Constitución de Venezuela en reiteradas oportunidades y tiene responsabilidades judiciales por delitos cometidos de manera continuada.

Asimismo, el mandatario calificó al autoproclamado "presidente encargado" de un instrumento circunstancial del gobierno de Washington en su continuada política hostil.

Maduro recordó que en su escalada agresiva de sanciones económicas y persecución financiera, Estados Unidos congeló activos y cuentas venezolanas en el exterior por un valor de 30 mil millones de dólares, mientras ofrece una ayuda humanitaria de apenas 20 millones, en lo que catalogó como un show contra la dignidad del país.

Ante las constantes agresiones promovidas desde la Casa Blanca, Venezuela recibe ayuda humanitaria por parte de Naciones Unidas, como parte de un plan sin fines políticos, indicó el presidente, y aseguró que el gobierno bolivariano está en capacidad de pagar todo lo que demanda la nación sudamericana.

Maduro ratificó además la disposición de mantener una relación de respeto con el gobierno de Estados Unidos y su presidente Donald Trump, así como con los empresarios norteamericanos dispuestos a invertir en la economía venezolana.