CAMAGÜEY.- Uno de los eclipses de luna más espectaculares y extensos en lo que va de siglo, una Luna roja o Luna de sangre, lo tendremos este viernes 27 de julio, con una duración calculada de unas cuatro horas y una fase culminante de una hora y 43 minutos.

El eclipse podrá verse en casi toda Europa, África, Oriente Medio, parte de Asia Central y en América del Sur. Durante su presencia la Tierra oscurecerá a la Luna por completo, al interponerse entre ella y el sol, y dejará el satélite con ese tono rojizo a nuestra vista.

Señalan los astrónomos que la razón de ese color se debe a la presencia de la luz solar que atraviesa la atmósfera terrestre dibujando una parábola al precipitarse sobre la superficie de la luna. La composición de los elementos atmosféricos es la que da el color rojizo al pasar los rayos solares.

Según los especialistas, al contrario que con los eclipses de sol, para ver este eclipse lunar no hace falta ninguna protección ocular. No obstante, es recomendable utilizar prismáticos y telescopios para disfrutar mejor del fenómeno.

El 2018 nos ha traído sorpresas celestiales desde sus inicios, pues durante el mes de enero de este año pudo verse también otro importante fenómeno astronómico con una coincidencia que no se producíaa desde hacíaa 152 años. La luna azul, que coincidió a su vez con la superluna y con un eclipse. 

En aquella ocasión, este último se prolongó durante 1 hora y 16 minutos, por lo que el que se avecina para la próxima semana lo batirá al menos en duración.