GINEBRA.- El embajador de Cuba ante la ONU en Ginebra, Pedro Luis Pedroso, reafirmó el compromiso de su país con el desarme nuclear, así como con el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

Al intervenir en el segundo Comité Preparatorio de la Conferencia de Examen del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP), el diplomático también expresó la voluntad de dar estricto cumplimiento de las obligaciones jurídicas en virtud de ese pacto, como Estado Parte del Tratado.

De acuerdo con un comunicado, Pedroso manifestó la preocupación por la actual modernización de armas nucleares, así como la manipulación política basada en el doble rasero de algunas potencias nucleares, las que incumplen las obligaciones legales en materia de no proliferación.

Asimismo, reiteró la posición de principios de Cuba en contra de las doctrinas militares sustentadas en la posesión de armas nucleares, las que calificó de insostenibles e inaceptables, a la par que llamó a la eliminación total de dichas armas.

El texto agregó que la posición de la isla en relación con el desarme nuclear se refleja, además, en su apoyo al establecimiento de América Latina y el Caribe como la primera zona densamente poblada del planeta libre de armas nucleares, en virtud del Tratado de Tlatelolco, y la primera región proclamada formalmente como "Zona de Paz" en 2014.

Cuba también respaldó la declaración realizada por Venezuela, a nombre del Movimiento de Países No Alineados, en la cual defendió el derecho legítimo de los Estados de tener pleno acceso a la energía nuclear con fines pacíficos.

El diplomático cubano resaltó que el 31 de enero de 2018, Cuba se convirtió en el quinto país del mundo en ratificar el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, muestra de su histórico compromiso con el desarme nuclear.