WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reiteró hoy su intención de valorar la alternativa de entregar armas a profesores con el fin de responder a ataques en las escuelas.

 Trump sugirió esa posibilidad ayer en un encuentro en la Casa Blanca con estudiantes, maestros y familiares de víctimas del tiroteo del 14 de febrero pasado en la secundaria Marjory Stoneman Douglas, de la ciudad de Parkland, Florida.

Nikolas Cruz, de 19 años de edad y antiguo alumno de dicho centro escolar, mató ese día a 17 personas e hirió a otras 15.

 En su cuenta personal de la red social Twitter, el mandatario apuntó que los educadores con experiencia en el uso de armas y entrenamiento militar y especial podrían llevarlas de manera oculta.

 A juicio de Trump, cuya idea acapara rechazo, la quinta parte de los maestros sería capaz de disparar si un 'psicópata salvaje' va a las escuelas con malas intenciones.

Los profesores altamente capacitados también servirían de disuasión a los cobardes. Una escuela 'libre de armas' es un imán para la gente mala, escribió el jefe de Estado.

 Expuso que un tiroteo en una escuela dura como promedio tres minutos, y la policía y los primeros socorristas toman de cinco a ocho minutos para llegar al lugar del crimen.

 Si un potencial atacante sabe que una escuela tiene gran número de armas con talentosos maestros (y otros), quienes instantáneamente estarán disparando, el psicópata nunca atacará. Los cobardes no irán allí, agregó.

Además, Trump recalcó que promoverá la revisión exhaustiva de antecedentes con énfasis en la salud mental para los compradores de armas, se aumente a 21 años la edad para adquirir esos medios, y acabe la venta de los llamados 'bump stocks'.

Dichos dispositivos, sobre los cuales el mandatario orientó recientemente al fiscal general, Jeff Sessions, crear medidas para prohibirlos, son capaces de convertir armas legales en ametralladoras.

 El Congreso está en el momento apropiado para finalmente hacer algo sobre este tema. íEspero!, afirmó Trump.