De esta manera Cuba muestra al mundo sus avances, es conocer y compartir, dijo alusión a un taller internacional sobre física nuclear aplicada a la biomedicina, que sesiona aquí.

Explicó el hecho de seleccionar a La Habana como sede de la cita que reúne a científicos de alto nivel, dedicados a esta disciplina. Es una razón importante, pues Cuba puede exponer lo que ha logrado y también abre puertas al intercambio.

A su juicio, el encuentro es de una gran trascendencia pues las contribuciones de la ciencia significan aportes al desarrollo sostenible.

El taller internacional, que auspician la Unesco y la Universidad de los Ángeles California (UCLA, por sus siglas en inglés), entre otras instituciones, abrió sus puertas la víspera en el capitalino Hotel Nacional.

Varias personalidades distinguen la cita, entre ellos los académicos Claudio Pellegrini, de la UCLA, y Herman Winich, de la Stanford Synchrotron, así como Massimo Ferrario, del Instituto Nacional de Física Nuclear de Italia.

Unos 15 países asisten al taller, que abordará en esta segunda jornada el impacto social de la física médica, en el que especialistas cubanos exponen sus experiencias en este campo.

El científico cubano Fidel Castro Smirnov, que preside el comité organizador, dijo que el evento centra su mirada en la quinta generación de aceleradores de partículas, de vital importancia en el tratamiento de algunas enfermedades.

{flike} {plusone} {ttweet}