LA HABANA.- El Gobierno de Canadá ha decidido reducir su personal en La Habana y ajustar los programas de su misión, alegando la protección de su personal diplomático, que supuestamente fue afectado por incidentes acústicos en la capital cubana.

Sobre esta decisión, la embajadora cubana en Canadá, Josefina Vidal, en una declaración publicada en el sitio del Minrex, afirmó: «son acciones que no ayudan a solucionar o a encontrar respuestas a los síntomas de salud que han reportado los diplomáticos y tendrán impacto inevitable en la conducción de las relaciones».

Dijo Vidal que la decisión contrasta con el nivel, el estatus y la presencia de personal diplomático canadiense en capitales de otras partes del mundo, donde no disfrutan del grado de seguridad, tranquilidad, salud y acogida que encuentran en Cuba.

«Este comportamiento favorece a quienes en Estados Unidos utilizan este tema para agredir y desacreditar a Cuba.

Se conoce que individuos con alta responsabilidad de política exterior de Estados Unidos están empeñados en provocar un clima de tensión bilateral y poder señalar a Cuba como una amenaza», acotó la diplomática.

Agregó que «las decisiones tomadas por el gobierno de Canadá desafortunadamente alimentan las especulaciones y contrastan con los intercambios sostenidos por ambos gobiernos sobre el tema».

Josefina Vidal expresó que «a pesar de la decisión del gobierno de Canadá, Cuba permanece comprometida con preservar el buen estado de las relaciones y ampliar sus vínculos con un país al que nos unen fuertes lazos de amistad y cooperación».