LA HABANA.- La Habana, es en Cuba, el asentamiento con más jerarquía y donde habita el 19 por ciento de la población de toda la Isla; sin embargo la migración hacia la capital no es la mayor entre estratos, así lo confirmaron especialistas del Centro de Estudios de la Población (Cepde) de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información.

Recientemente este Centro publicó los resultados de una encuesta nacional de migración que por primera vez analiza tanto la interna como la movilidad de aquellas personas que se encuentran de manera temporal o permanente fuera del país, para la cual se tuvo en cuenta a pobladores cubanos mayores de 15 años.

En esta se dio a conocer que existe en la mayor de las Antillas un escalonamiento en la migración; es decir, que las personas se mueven predominantemente de las áreas dispersas a poblados o pueblos; luego a cabeceras municipales y por último a ciudades.

Cuando se trata de migrar en el sentido contrario, es decir, de las ciudades a las zonas rurales, los que se trasladan desde la capital hacia estas constituyen la cifra más baja de solo 0,66 migrantes por cada mil personas de la población habanera.

La Isla se dividió en cuatro estratos, para los propósitos de esta investigación, según explicó Enrique Frómeta Sánchez, estadístico del Cepde, siendo el primero La Habana, le siguen a esta las ciudades de 50 mil habitantes o más, el tercero son los asentamientos urbanos y por último la población rural concentrada o dispersa.

Aunque según el censo de población realizado en 2012 el 88,8 por ciento de las personas vive en su misma provincia de origen, en los últimos años la población cubana se ha ido concentrando y la tendencia es a que esto siga sucediendo.

Quienes residen en un lugar diferente al de su nacimiento en la Isla representan casi el 22 por ciento de la población, siendo en su mayoría mujeres.

La encuesta demuestra que las personas que migran tienen en su mayoría un nivel educacional más alto que las que no lo hacen, y que son más los dirigentes y gerentes, profesionales, científicos e intelectuales.

Además de la migración dirigida, existe la espontánea que es aquella en la que determinadas regiones con mejores infraestructuras que las de origen resultan atractivas para que las personas se trasladen hacia allí, en busca de mejores oportunidades económicas; existe además la netamente espontánea.

Entre los motivos referidos por las personas que migran dentro de Cuba uno de los más referenciados fue el económico, y en él se incluyen la mejora salarial, las condiciones de trabajo y la vivienda, dijo Blanca Morejón Seijas, estadística del Cepde.

Desde la década del 30 Cuba es un país de emigración, afirmó María del Carmen Franco Suarez, subdirectora del Centro; lo que significa que son más las personas que salen del país que las que entran y actualmente esta cifra se ha mantenido más o menos estable.

Según la encuesta el 38 por ciento de la población cubana tiene familiares viviendo en el exterior de manera temporal o permanente, y la mayor proporción de esta se encuentra en La Habana; y cerca del 16 por ciento de los sujetos que están viviendo de forma temporal en el exterior lo hace desde antes del 2013; lo que sugiere una movilidad frecuente de entrada y salida del país.

Los especialistas a cargo de la encuesta resaltaron que estos datos fueron obtenidos a través de las declaraciones de terceras personas y que por tanto se rigen por la subjetividad de las personas que respondieron.

De los cubanos que viven en el exterior, desde el año 2008 hasta la fecha de la encuesta en 2016, ya sea de forma permanente o temporal el 77 por ciento envía algún tipo de ayuda a sus familias y el 95 por ciento de esta ayuda lo constituyen las remesas.

En la encuesta se evidencia que el 32 por ciento de los que viven fuera reciben actualmente ayuda desde su hogar en la mayor de las Antillas, es decir casi un tercio de esa población; la cual consiste en el envío de medicamento o dinero, e, incluso, con la visita de los familiares por cierto tiempo para el cuidado de los nietos u otros miembros del núcleo.

La encuesta ratificó que el principal incentivo de las migraciones hacia el exterior es las mejoras económicas, principalmente en los hombres, debido a que en las mujeres el motivo principal es visitar o acercarse a sus familiares.

Alrededor de 50 mil cubanos han viajado al exterior en los últimos cinco años, para atender un negocio propio o para cumplir un contrato de trabajo de interés propio, cifra que representa el 12 por ciento de los objetivos de los viajes realizados.

Recientemente, en el espacio radiotelevisivo Mesa redonda, Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores, dijo que más de 551 mil personas viajaron al extranjero el año pasado y lo hicieron en más de un millón de viajes, de los cuales un cuarto del millón fue a Estados Unidos.

En ese sentido destacó la necesidad de seguir trabajando para que exista libertad de viajes y hacer frente a las restricciones de visas para mantener una migración ordenada y segura.

Más de 521 mil cubanos residentes en EEUU visitaron Cuba en el 2018, informó también el titular del MINREX, quien recordó el encuentro del Presidente cubano en Nueva York con una representación diversa de la comunidad cubana en Estados Unidos.

Conocer la migración de un país contribuye al mejor funcionamiento de los asentamientos y sus gobiernos, también posibilita el conocimiento de este tipo de fenómenos y a entender sus dinámicas.