A tono con todo lo que pueden hacer desde el control y la fiscalización, para el avance de los programas estratégicos del país, la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular conoció hoy los principales objetivos del Ministerio de Economía y Planificación (MEP) en 2018 y los correspondientes al Plan del 2019.

Ricardo Cabrisas, vicepresidente del Consejo de Ministros y titular de ese organismo, en compañía de René Hernández, viceministro del MEP, explicaron a los diputados que en aras de consolidar y garantizar la continuidad y sostenibilidad de los objetivos aprobados se orientó concentrar los recursos en \"las prioridades de las prioridades\".

Mencionaron como propósitos principales del organismo el control y seguimiento a la ejecución del plan, el reordenamiento de la deuda corriente generada por cartas de créditos vencidas, el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social del país hasta el 2030, y la Inversión Extranjera y su participación en el desarrollo económico de la Isla.

Sin embargo, alertaron que las tardías solicitudes de modificación al plan del actual año, realizadas algunas de ellas por errores en la planificación de Organizaciones Superiores de Desarrollo Empresarial, no favorecen el necesario avance en esa dirección.

Cabrisas y Hernández dijeron a los miembros de la Comisión de Asuntos Económicos que el uso racional y eficiente de los recursos también sigue siendo una batalla permanente, al igual que la de evitar el incremento de los inventarios, cuando el 30 por ciento de ellos se concentra en mercancías listas para la venta y producciones terminadas.

Advirtieron que el proceso inversionista requiere de mayor preparación e integralidad, y hay mejoras en programas tan sensibles como el de medicamentos (de 90 que faltaban hay carencias en 42), y el turismo logra ya más de dos millones 100 mil visitantes en lo que va del 2018, pese al impacto del huracán Irma y de las medidas prohibitivas del Gobierno norteamericano.

De manera que la economía cubana avanza pero no sin afectaciones o tensiones, especialmente en el orden financiero y de los portadores energéticos, les expresó el vicetitular del MEP, además de afirmar que no podemos renunciar al desarrollo, “tenemos que seguir creciendo y con vistas a ello se diseña el plan del 2019”, puntualizó.

Este prevé como direcciones de trabajo la recuperación de los daños ocasionados por los huracanes Mathew e Irma, y las lluvias asociadas a la tormenta subtropical Alberto; respaldar los niveles de actividades principales desde el punto de vista productivo y financiero, asegurar las inversiones priorizadas, y garantizar la zafra y la producción de alimentos.

Amplio respaldo tendrán también en el 2019 las ofertas en la circulación mercantil mayorista y minorista, la producción local de materiales de construcción, el equilibro financiero interno, el programa nacional de medicamentos y el Programa de la Tarea Vida.