LA HABANA.-Los grupos de trabajo de los Consejos de Defensa de las Regiones Estratégicas del país evaluaron las indicaciones del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Jefe del Consejo de Defensa Nacional, con vistas a perfeccionar su preparación durante el Ejercicio Popular Meteoro.

Los lineamientos del Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (CCPCC) son muy precisos para que cada cual sepa lo que tiene hacer en todos los niveles de dirección, afirmó el General de Cuerpo de Ejército Leopoldo Cintra Frías, miembro del Buró Político del CC del PCC, y ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

El también Jefe de la Región Estratégica Occidental intervino en el encuentro, efectuado en el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil (DC), donde explicó que las instrucciones se basan en las experiencias del huracán Irma.

Con nombre de mujer, Irma provocó en septiembre pasado severas inundaciones costeras, fuertes vientos e intensas lluvias, principalmente en la porción norte desde Camagüey hasta Artemisa.

Cintra Frías calificó de útiles las nuevas tecnologías puestas a disposición de la DC por el Grupo Empresarial de la Informática y las Comunicaciones, sobre las cuales ofreció detalles Maimir Mesa Ramos, ministro de ese organismo.

Sin embargo, advirtió que es imprescindible explotar al máximo los sistemas de comunicaciones de las FAR y llegar, incluso, a la utilización de las palomas mensajeras para mantener actualizadas las informaciones sobre la marcha del Ejercicio Meteoro, los días 19 y 20 de mayo próximo, para enfrentar situaciones de desastres.

Los generales de Cuerpo de Ejército Álvaro López Miera, integrante del Buró Político del CCPCC, viceministro primero de las FAR y jefe de su Estado Mayor General; y Joaquín Quintas Solá, Jefe de la Región Estratégica del Centro, asistieron a la reunión, junto con directivos de Organismos de la Administración Central del Estado.

En presencia, además, de representantes de los Consejos de Defensa Provinciales de La Habana, Mayabeque y Artemisa, se analizó la importancia de que, además de los daños, sean tenidos en cuenta otros aspectos en el orden social y económico.

Igualmente, se reiteró el valor que tiene la recopilación de todas las experiencias que emanan del enfrentamiento de un evento hidrometeorológico de ese tipo, acrecentado en este caso por las características del huracán Irma que movilizó a todo el país, no solo en la prevención, sino en el enfrentamiento a las afectaciones.

La temporada ciclónica en la cuenca atlántica, que incluye el golfo de México y el Caribe, empieza el primero de junio y termina el 30 de noviembre.