LA HABANA.- Empresas de Vietnam y Cuba sostienen conversaciones para establecer negocios que permitan colocar productos de buena calidad y precios en ambos mercados domésticos y en terceros países, según confirma el ministro Tran Tuan Anh.

El titular de la cartera de Industria y Comercio de la nación asiática apreció el interés de fomentar producciones conjuntas de cara a las exportaciones en distintos sectores, incluidas las manufacturas avanzadas.

Actualmente el intercambio bilateral de bienes y servicios asciende a poco más de 200 millones de dólares anuales, y la intención es elevar la cifra a 500 millones en el corto plazo, dijo el funcionario en un foro empresarial, que contó la participación del ministro cubano del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca.

Tran Tuan Anh exhortó también a eliminar obstáculos burocráticos y pidió a las empresas posturas proactivas para aprovechar mejor el marco institucional y el respaldo gubernamental al despliegue de las transacciones mercantiles y las inversiones.

Según distinguió, las proyecciones de negocios de firmas vietnamitas en esta nación caribeña incluyen industrias de procesamiento, energías renovables, construcción, productos para el consumo de la población, la generación de electricidad a partir de la biomasa y servicios logísticos.

Similar relevancia otorgó a las iniciativas vinculadas a la rama agrícola, en particular la agricultura orgánica; así como al compromiso de su país de continuar los suministros de arroz.

Además, Malmierca informó sobre la aprobación de dos inversiones de la firma Tin Thanh, consistentes en una bioeléctrica de 50 megavatios de potencia y un desarrollo agrícola combinado con energía renovable; ambos en la provincia de Camagüey (centro-este).

El evento sirvió de escenario para notificar oficialmente que la compañía Viglacera recibió la primera concesión administrativa, concedida por el gobierno cubano para operar en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), el principal enclave para incentivar aquí las inversiones extranjeras directas.

De acuerdo con el decreto 340, suscrito el 28 de febrero por el presidente Raúl Castro, el permiso a la firma vietnamita a través de la filial ViMariel, permitirá el desarrollo de un parque industrial en la ZEDM, ubicada en la occidental provincia de Artemisa.

También se firmó un contrato entre la Asociación Chao-Viglacera y el grupo hotelero Gran Caribe con vistas a la administración y comercialización del hotel New York en La Habana.

Además, la compañía Hanel y la agrupación Cubanacán rubricaron un memorando de entendimiento de cara al diseño, la construcción, explotación y comercialización de un hotel cinco estrellas en esta capital.