LA HABANA.- Con el objetivo de llevar los conocimientos de las neurociencias y nuevos descubrimientos que tienen impacto en la población, y mejorar la salud de las personas con enfermedades psiquiátricas y neurológicas, por estos días Cuba celebra la Semana del cerebro.

En diálogo exclusivo con el Doctor en Ciencias Nibaldo Hernández Mesa, presidente de la Sociedad de Neurociencias de Cuba, aclaró que este año la efeméride -del 26 al 30 de marzo- está dedicada al trastorno bipolar, el cual cursa con manías y depresiones, las cuales pueden llevar al suicidio.

Si los familiares, los conocidos y amigos de quienes padecen esa dolencia supieran los síntomas y signos, ello permitiría descubrir rápidamente un estado depresivo que puede llevar al suicidio, aclaró el también profesor de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana.

El psiquiatra Antonio Caballero, el psicólogo Justo Fabelo y Hernández Mesa desarrollaron hasta este jueves en el departamento de Salud Mental de Santiago de Las Vegas, en el municipio habanero de Boyeros, un grupo de acciones psico-educativas con la población, con el propósito de eliminar el estigma que tiene ese mal.

Aclaró el neurocientífico cubano que actualmente lo padece el cinco por ciento de la población mundial, y de ese total solo el dos por ciento se conoce porque se trata.

Explicó que en la fase maníaca el individuo gasta mucho dinero, tiene una actividad considerada eróticamente no apropiada porque puede cambiar de pareja rápidamente, y entonces muchas personas no valoran que en realidad está enfermo.

Hay quienes presentan trastornos bipolar y no se conoce que los tienen, entonces ayudar a reconocerlas favorece también a tratarlas, precisó.

Existen tratamientos de los psiquiatras y otros no convencionales que pueden ser reconocidos, como la meditación a conciencia plena, muy útil en la fase depresiva, precisó.

El trastorno bipolar no es una enfermedad genética, aunque muchos genes están relacionados y tiene posibilidades de desarrollarlo si tiene drogadicción o un estrés profundo, advirtió.

Esta vez se dedica la Semana del Cerebro al trastorno bipolar porque hoy se conmemora el aniversario 165 del natalicio de Vincent Willem Van Gogh, pintor neerlandés, uno de los principales exponentes del postimpresionismo, quien fue víctima de esa enfermedad y terminó con el suicidio el 29 de julio de 1890.

El 30 de marzo también se celebra en el planeta el Día Mundial del Trastorno Bipolar, problema que según la Organización Mundial de la Salud afecta a unos 60 millones de personas y es considerado la sexta causa de discapacidad a nivel global.

La actividad física como la meditación, el ejercicio yoga, el Tai Chi y la música no exagerada contribuyen a la mejoría de esos pacientes, sentenció el experto.