LA HABANA.- Dedicado al aniversario 90 de la sociedad cubana, pediatras de Latinoamérica y Europa participarán en el XXVIII congreso de esa especialidad, que abrirá sus puertas aquí el 24 de enero, anunciaron los organizadores.

Unos 400 representantes entre nacionales y extranjeros, que incluye una delegación de Estados Unidos y colegas de Qatar, también estarán presentes en la cita, que se extenderá hasta el 26 de enero en el capitalino Palacio de las Convenciones.

En conferencia de prensa, la presidenta del comité organizador, Gladys Abreu, dijo que el foro se celebra en un momento en que Cuba exhibe su tasa de mortalidad infantil más baja de la historia: de cuatro por cada mil nacidos vivos.

El evento, subrayó, además de exponer los resultados que conllevaron a estos logros, mostrará de qué manera los especialistas cubanos darán continuidad y mantendrán tales logros.

Para la expresidenta de la Sociedad cubana de Pediatría, que auspicia la cita, la prevención de salud es vital para lograrlo. No solo queremos que los niños nazcan vivos, sino que crezcan de una manera saludable.

A su juicio, solo se podrá lograr promoviendo desde la infancia estilos de vida saludables para evitar la aparición de enfermedades crónicas que se presentan en la adultez, insistió.

Un grupo de 130 trabajos científicos serán expuestos como parte del programa académico del congreso, que incluye además el VII Simposio Internacional de Terapia Intensiva Neonatal y Pediátrica y el II Simposio Internacional de Puericultura.

Una de las novedades será el Simposio de Vacunas, en el cual se presentarán los resultados preliminares de un inyectable cubano contra el neumococo, que provoca las neumonías.

La vacuna, tras concluir el ensayo clínico, se sumará en breve al esquema de vacunación infantil, que agrupa la inmunización contra 13 enfermedades, muchas de ellas de producción nacional.

El premio Ángel Arturo Aballí (1880-1952), que rinde homenaje al precursor de la disciplina en la isla y fundador de la sociedad cubana, será entregado en tres categorías: Investigador joven; pediatría asistencial y pediatría básica, esta última dirigida a investigaciones aplicadas a la clínica.