NACIONES UNIDAS.- La representante permanente de Cuba ante la ONU, Anayansi Rodríguez, aseguró que la isla cuenta con el respaldo de la comunidad internacional en su justo reclamo de levantar el bloqueo estadounidense y agradeció esas manifestaciones de apoyo.

En entrevista con Prensa Latina, la embajadora dijo que mientras el bloqueo permanezca, Cuba seguirá denunciándolo en todos los foros multilaterales posibles y presentará ante Naciones Unidas la resolución que pide su fin.

La votación de este año reflejó de nuevo cómo la comunidad internacional rechaza el recrudecimiento del cerco y está preocupada por el regreso de la retórica agresiva e irrespetuosa de la administración del presidente Donald Trump y de su embajadora ante la ONU, Nikki Haley, añadió la diplomática.

En contraste, los países miembros de la organización multilateral de manera casi unánime demostraron con su voto que apuestan por el diálogo y la cooperación en las relaciones entre los Estados, resaltó la embajadora.

Todo ello basado en los principios de la Carta de la ONU y del derecho internacional, incluido el respeto a la soberanía, a la libre determinación y a la integridad territorial de los Estados, lo cual entraña escoger libremente y sin injerencias su sistema político, económico y social, como la hace el pueblo cubano, recalcó Rodríguez.

“La historia ha demostrado que los pueblos del mundo son consecuentes con las causas justas y por eso, de manera creciente se han sumado al voto en apoyo a Cuba”.

Cuando se presentó por primera vez el proyecto de resolución en el año 1992, en el 47 período de sesiones de la Asamblea General, intervinieron 26 delegaciones y entre ellas, sólo dos grupos de concertación: el del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) y la entonces Comunidad Europea, rememoró.

Pero esa cifra fue incrementándose paulatinamente y en los últimos años ya son más de 40 naciones las que alzan su voz en apoyo a Cuba, detalló la embajadora.

En 2017, continuó la diplomática, lo hicieron 42 delegaciones, ocho de ellas en representación de importantes grupos regionales como el Movimiento de Países No alineados y el Grupo de los 77.

También lo hicieron la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, la Comunidad de Estados del Caribe, el Grupo Africano, la Organización de la Cooperación Islámica y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático.

La mayoría de las intervenciones apuntaban que las diferencias entre los Estados debían resolverse a través del compromiso y el diálogo, y no de la confrontación, indicó la representante cubana.

Gran parte de los discursos destacaron, además, los aportes de Cuba en materia de cooperación Sur-Sur y su compromiso solidario con muchas naciones del mundo, agregó.

“De esa forma, el apoyo a Cuba y el reclamo universal por el levantamiento del bloqueo no sólo se manifiesta con los 191 votos a favor de la resolución y el total aislamiento de Estados Unidos con la única compañía de Israel”.

Mientras exista el bloqueo, subrayó, la delegación cubana en la ONU lo denunciará de manera permanente en todo espacio posible, pues ese mecanismo resulta el principal obstáculo para el desarrollo del país y es una flagrante violación de los derechos humanos de todo un pueblo.

Como ha quedado demostrado a lo largo del tiempo, el bloqueo es una política fallida. En lugar de “causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”, como se pretendía desde su instauración, solo logra que Cuba sea más humana y solidaria como lo inculcó el líder de la Revolución, Fidel Castro.

“Hoy estamos más convencidos que nunca de que es solo nuestra y de más nadie, la responsabilidad de defender nuestra soberanía y nuestro derecho a escoger libremente nuestro futuro”.