LA HABANA.- (ACN) Diversas generaciones de profesionales de la prensa, familiares y amigos, acuden hoy a la sede de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) a rendir tributo póstumo al colega Antonio Moltó Martorell, fallecido al amanecer de este martes en la capital.

Las cenizas de quien desempeñara el cargo de Presidente de la UPEC desde 2013, permanecen desde las 10 de la mañana y hasta las 12 del mediodía en la Casa de la Prensa de 23 e I, en el Vedado.

De acuerdo con una nota divulgada por la página www.cubaperiodistas.cu, el homenaje acontecerá simultáneamente en las sedes de la organización de todo el país, donde abrieron libros de condolencias para despedir al eminente profesional, dedicado por más de cinco décadas a la labor periodística.

Desde que se conoció la noticia, múltiples han sido los mensajes de cariño y dolor por la partida física de Moltó, quien mereciera galardones tan relevantes como el Premio Nacional de Periodismo José Martí por la obra de la vida, el Premio Nacional de la Radio, la Réplica del Machete del Generalísimo Máximo Gómez y la Llave de la Ciudad de Santiago de Cuba, su tierra natal.

Para él no tenemos despedida, sino un enorme abrazo y un sentido hasta siempre, expresó la presidencia de la UPEC en la conclusión de una amplia semblanza acerca de la vida y obra del excepcional colega, también colaborador en sus años de juventud con el Movimiento 26 de Julio.

En su cuenta de Facebook, el periodista del Sistema Informativo de la Televisión, Yoslei Carrero, lo definió como “un hombre al que la prensa cubana le debe mucho”.

El verbo agudo y la reflexión profunda de Antonio Moltó seguirán siendo necesarios para las “peleas” presentes y futuras que tiene por delante el periodismo cubano, sentenció.

También en esa red social, Tubal Páez, Presidente de Honor de la UPEC, expresó: “Moltó no murió en la cama, cayó en combate, así vivió”, idea acompañada de una foto del “amigo de los trabajadores de los medios de comunicación y especialmente de los jóvenes, un soñador, un Quijote eterno, un amante de las letras, su país y el afán de perfección”, al decir del periodista granmense Yasel Toledo.