CAMAGÜEY.- La necesidad de aprovechar todas las vías de cómo elevar el control fiscal yendo a las particularidades de cada contribuyente, fue uno de los saldos que dejó el foro científico, organizado por la Asociación Nacional de Economistas y Contadores y la Oficina de Administración Tributaria en la provincia, con motivo del Día del Trabajador Tributario, celebrado hoy viernes en el país.

Esta idea surge dándole continuidad a los planteamientos abordados durante las sesiones parlamentaria previas a la jornada de hoy viernes de la Asamblea Nacional del Poder Popular, a la que asistió el General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Fidel Brizuela Pérez, auditor de la ONAT en Camagüey, al anunciar los cuatro trabajos que recibieron reconocimiento por el jurado que él presidió, razonó lo conveniente de saber que debe aportar cada contribuyente, como manera de detectar a tiempo cualquier irregularidad de evasión del fisco y la integración en el trabajo de las distintas áreas que conforman ese órgano de fiscalización.

La categoría de Relevante la recibió el trabajo Control fiscal a personas jurídicas de Elizabeth Agramonte García; las dos ponencias Destacadas recayeron en Diseño de un sistema par el control de los equipos informáticos, de Osmany del Risco Ferral; y Sistema informático para el procesamiento de encuestas y determinar el grado de satisfacción de los clientes de Yosvany Nápoles Delgado.

Seidy del Toro Crespo, del municipio Carlos Manuel de Céspedes, con el boletín informativo para elevar la cultura de los contribuyentes, recibió una mención, a la vez que reconocimiento las dos estudiantes de contabilidad y finanzas de la Facultad de Economía de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte.

Según la Doctora en Ciencia Josefina Torres Mora, miembro del Buró Provincial del Partido Comunista de Cuba y presidenta de la ANEC, Camagüey tuvo el privilegio de ser la primera en tener la especialidad en Administración Tributaria.

Habló de la posibilidad de proponer hacer extensivo este tipo de foro a escala regional, desde Ciego de Ávila hasta Guantánamo para intercambiar experiencias.

Llamó a que los convenios de colaboración no sean formales sino que permitan realizar un grupo de actividades que la ONAT está necesitando de acompañamiento de otras organizaciones y “me atrevo a hablar en nombre de la Universidad y de la Facultad de Economía que en una triada podamos ayudar al desenvolvimiento de la organización”.