LA HABANA.- (ACN) El pleno del Parlamento Europeo ratificó hoy en Estrasburgo, Francia, el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre la Unión Europea (UE) y Cuba, que impulsa las relaciones diplomáticas y económicas entre el bloque comunitario y la Isla.

La decisión, aprobada por los eurodiputados con 567 votos a favor, 61 en contra y 31 abstenciones, pone fin a la Posición Común que regía los vínculos entre ambas partes desde 1996, y que fuera rechazada por la nación caribeña debido a su carácter unilateral, injerencista, selectivo y discriminatorio.

Un despacho de Prensa Latina señala que, a tono con el criterio de analistas, la ratificación del Acuerdo muestra que el acercamiento cuenta con amplio respaldo en la UE, opuesta a la actual política estadounidense contra Cuba, anunciada a mediados de junio por el presidente Donald Trump.

La investigadora Anna Ayuso, del Centro de Información y Documentación Internacionales, con sede en Barcelona, declaró a medios informativos que con la ratificación del documento, Europa toma una posición de ventaja en relación con Estados Unidos, para desarrollar sus relaciones económicas con Cuba.

En 2014 se inició el proceso de negociaciones entre La Habana y la UE, las cuales se extendieron hasta 2016 luego de siete rondas de conversaciones donde se trataron múltiples temas de interés de las partes, incluidos los que comprenden las mayores divergencias.

El Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación fue firmado el 12 de diciembre de 2016, en Bruselas, por el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, y la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini.

Ambos funcionarios reconocieron entonces la alta significación de ese instrumento, que establece un marco positivo para el desarrollo de los vínculos sobre la base de la igualdad, la reciprocidad y el respeto mutuo.

Tras ser avalado esta jornada por el máximo órgano legislativo europeo, el Acuerdo entrará en vigor de manera provisional y parcial en los aspectos comerciales y de cooperación entre las dos partes, mientras se desarrolla un proceso para su aprobación por los parlamentos de los países del bloque.

Según medios internacionales, la ratificación del Acuerdo estuvo acompañada por una resolución, sin efectos legales, sobre el tema de los derechos humanos en la Isla, la cual fue rechazada por miembros de la Eurocámara, al considerarla injerencista en los asuntos cubanos.

La resolución “parece que examina a Cuba”, lamentó el eurodiputado de Izquierda Unida, Javier Couso, para quien a pesar de los intentos de la UE y de Estados Unidos “Cuba mantiene su dignidad intacta”.

El vicecanciller cubano, Rogelio Sierra, aclaró a través de su cuenta en Twitter que se trata de una “resolución no legislativa de la Eurocámara”, al tiempo que instó al ente europeo a “comprender que Cuba es un Estado soberano e independiente”.