CAMAGÜEY.- El tributo a El Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz no falta hoy en Cuba porque en esta fecha de 1873 cayó en combate y al amanecer del día siguiente irrumpió en la Plaza de San Juan de Dios una columna española para dejar en el Hospital a heridos y traían a un cadáver atravesado al lomo de una bestia, era él, entonces Fray Olallo Valdés, Enfermero Mayor, en compañía del Padre Manuel Martínez, lavaron el rostro del patriota.

Con esa evocación comenzaron las sesiones de la III Convención TecnoSalud Camagüey 2017, que finalizará mañana, Día Internacional de la Enfermería, y que abrió sus puertas desde ayer en el Centro de Convenciones Santa Cecilia, de esta ciudad, bajo la temática central: La enfermería profesional y las tecnologías de la salud dentro del marco de los servicios de ese sector.

La Doctora en Ciencias Pedagógicas María Cristina Pérez Guerrero, dijo a la prensa cuánto incentiva una cita científica como esta el desarrollo científico-investigativo, donde se propicia el intercambio de experiencias y estímulos entre los profesionales del ramo, a partir de la praxis asistencial, docente e investigativa vinculada al ámbito de las Ciencias Médicas.

En forma de cursos y talleres, destacan la formación de recursos humanos, la necesidad de elevar cada vez más la calidad de los servicios del sector, la educación en el trabajo desde la formación en las aulas, y las experiencias pedagógicas y tendencias actuales, un verdadero reto a enfrentar en la contemporaneidad.

Dentro del evento tiene lugar el VI Encuentro de Enfermería Cuba-México, por eso contó con la participación de 25 representantes del país azteca, provenientes de la Universidad Autónoma del Estado de México Valle de Chalco y de la Autónoma de Aguascalientes, entre ellos 13 estudiantes, acompañados de un número importante de educandos cubanos.

Al mediodía se entregaron nueve premios en la categoría de estudiantes de ambas naciones.