Foto: Otilio Rivero Delgado/ Adelante/ ArchivoFoto: Otilio Rivero Delgado/ Adelante/ ArchivoNUEVITAS,CAMAGÜEY .- Desde hace algunos meses el llamado al consumo eficiente de la electricidad, tanto en el sector estatal como en el residencial, resulta parte esencial de la vida cotidiana de los habitantes de Nuevitas.

Las condiciones actuales de la economía cubana impone la adopción de conciencia acerca de lo imprescindible que es el ahorro de energía como vía para garantizar la permanencia de los servicios básicos que recibimos los lugareños.

Una aclaración se hace oportuna, ahorrar no es consumir menos paralizando el trabajo diario, sino todo lo contrario, implica necesariamente la utilización más eficiente de los recursos y hacer más con menos.

Esta afirmación no es una utopía pues gracias al perfeccionamiento de las medidas de control que lidera la Organización Básica Eléctrica (OBE), en Nuevitas, continúa la producción de bienes y servicios bajo un uso racional de la energía sin afectaciones al sector residencial.

En este punto es preciso aludir a la necesaria responsabilidad de las administraciones estatales para extremar el control diario y el compromiso de cada trabajador de hacer un uso racional de la electricidad como apagar las lámparas fluorescentes y las computadoras cuando no se utilizan.

La clave esta en diseñar estrategias y organizar adecuadamente los procesos productivos de los centros laborales y así tener la menor afectación posible en el cumplimiento de los planes y por consiguiente en los ingresos de cada colectivo laboral y los personales de los trabajadores.

El ahorro significa eficiencia, una máxima que debe ser aplicada siempre, pero ante la urgencia de los sucesos vigentes debe incrementarse, pues repercute favorablemente en la economía local y nacional.