CAMAGÜEY.- El colectivo laboral de soluciones mecánicas vuelve a ser noticia dentro del movimiento de innovadores y racionalizadores. Recuerdo que Arcadio Cuadrado, miembro del secretariado provincial de la CTC, catalogó a esta hornada de hombres y mujeres como baluartes en la actividad innovadora.

El año 2016 pasó y fue muy provechoso, pero de glorias no se vive, cualidad percibida cuando escucha hablar a cualquiera de ellos, y con ese apego porque los medios sometidos a servicios de reparación y reconstrucción de equipos salgan del Ministerio de la Construcción y de otros sectores con suma calidad.

Y esa pasión por el trabajo es inconfundible en muchos, como ocurre con Héctor Echemendía, quien piensa que lo peor en el trabajo es dejarse llevar por el facilismo y contrario a ello, lo ideal es buscar solución a los problemas y ponerles el corazón.

En la unidad empresarial de base de la Empresa Nacional de Soluciones Mecánicas, constituida por 129 trabajadores, de ellos 68 incorporados a la ANIR, no es extraño escuchar  al más sencillo de los obreros, a técnicos, especialistas, incluso a directivos, de que no puede faltar el plan temático, guía para resolver muchos problemas que aquejan los procesos productivos o de servicios.

Dentro de los innovadores, Dayami Rodríguez García es una más. No anda con miramientos, es la directora y tiene que exigir, como el primero, para que el Comité de Innovadores y Racionalizadores (CIR) marche bien.

Del empuje de ella y por la integración de todos los factores, de la ANIR, del sindicato y del resto de las organizaciones, salta a la vista que en el último Foro de Ciencia y Técnica presentaron 26 trabajos, siete con la categoría de relevante, 10 destacados y nueve menciones.

Punto y aparte para las mujeres. Como dijo Dayami, las féminas lograron insertarse en el movimiento y “rompieron el hielo”; el segundo encuentro de creadoras y por la equidad de género fue con más calidad.

En el último certamen, ellas, sin más allá ni más acá, llevaron al último encuentro 20 trabajos, de los que cuatro adquirieron la categoría de relevantes, cuatro destacados y 12 menciones.

Los resultados que muestra el CIR en su conjunto no caen del cielo. Es de un trabajo sostenido, perfectible, en opinión de muchos, y va un poco más lejos.

En criterio de Mario Fernández, del taller de maquinado: “Si nos organizamos bien, resolvemos los problemas”, al tiempo que llamó a coger de la mano a los jóvenes “que son el relevo que viene atrás”.

Muchas tareas tienen en su mente para ahorrar energéticos, aprovechar mejor la iluminación solar que llegue a través de tejas traslúcidas y no dejar caer el camino recorrido.

En este sobresalen la reconstrucción de equipos de arrastre, cuchillas, dispositivos, la adaptación, fabricación y remotorización de cargadores sobre neumáticos y la fabricación y recuperación de piezas de repuesto, un encargo de la última sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular para sustituir importaciones.

Tanto la Organización Superior de Dirección Empresarial (OSDE) como la Empresa de Soluciones Mecánicas sienten el orgullo de este colectivo, donde no son rígidos con el plan temático, lo adecuan a las circunstancias, no pierden de vista mantener al día la cotización de la ANIR y activa la emulación para estar siempre en punta.

En el foro nacional a nivel de empresa arrasaron con tres ponencias relevantes, una destacada y una mención de las siete que llevaron al encuentro. Si no es un récord es un buen average.

Y es que parece que mantienen como estandarte en sus acciones diarias la máxima del Che: “La soberanía política y la independencia económica van unidas. Si no hay economía propia, si se está penetrado por un capital extranjero, no se puede estar libre de la tutela del país del cual se depende”.